AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

jueves, 19 de junio de 2008

PINOCHO, El Gran Reto


Tras el gran éxito comercial del primer largometraje animado de la historia, Blanca Nieves y los Siete Enanitos, Walt Disney no se durmió en sus laureles, sino que se fijó un nuevo objetivo: ¿Cómo superarla?

Su siguiente proyecto ya estaba en marcha: La historia de Pinocho, un pequeño títere de madera que cobra vida gracias al hada azul y que desea sobre todas las cosas convertirse en un niño de verdad, pero para ello debe antes aprender a valorar la vida y demostrar que está preparado para ella siendo además un ser honrado, sincero y generoso.

La novela original de Carlo Collodi, es una obra oscura e inquietante, casi un cuento de terror, pero sus personajes estan envueltos de encanto y su argumento fantástico y mágico hicieron que Walt Disney considerase seriamente una adaptación cinematográfica a su estilo.

El gran reto de pinocho residía tanto en la historia como en la parte artística, pues Walt quería que los personajes cargaran con todo el peso de la historia. En Blanca Nieves, es la Reina quien hace que todo ocurra, pero la protagonista y sus amigos tan solo se dejan llevar por los acontecimientos. En Pinocho, tanto el pequeño títere como todos los personajes secundarios, ponen de su parte para llevar el control de sus vidas.

El reto artístico consistía en superar la calidad de la animación, utilizando la cámara multiplano hasta en los planos más sencillos y creando una atmósfera que permitiese al espectador sumergirse en un mundo irreal y creérselo.

En Pinocho se rodaron algunas secuencias cuya realización fue tan complicada como costosa, por lo que jamás se volvieron a ver escenas de ese calibre en ninguna otra película de animación, ni se volvió a hacer nada similar hasta que se empezaron a usar los ordenadores para hacer dibujos animados. Tal es el caso de la escena en la que al amanecer la cámara recorre varias calles y de todo el pueblo desde la cúspide de un campanario hasta la puerta del taller de Gepetto donde se Pinocho se prepara para su primer día de escuela, y todo en un solo plano. Durante ese recorrido, decenas de niños corren por las calles, pájaros vuelan por el cielo, habitantes del pueblo se dirijen a sus quehaceres... toda esta animación de apenas un minuto fue un trabajo de varios meses. Desde entonces, las escenas más parecidas a ésta, sólo se han podido ver en las películas más actuales gracias a los ordenadores.

Pinocho es considerada por muchos, la gran obra maestra de Walt Disney, por su cuidada animación, los espectaculares fondos realizados con todo lujo de detalles y la fluidez de la narración. Se puede decir que es una obra perfecta.

dedicado a mi gran amigo Alejando, gaditano, fan de Disney y bellísima persona.

No hay comentarios: