AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

jueves, 19 de junio de 2008

PINOCHO: El Pequeño Gran Aventurero


Tras la apariencia de un cuento infantil encontramos que Pinocho es una historia con un trasfondo bastante siniestro, una historia fantástica aterradoramente realista que trata sobre la realización de los sueños y la realización personal.


Día a día vemos que el mundo está lleno de personas corruptas que son capaces de pisotear a toda persona que se encuentra en su camino para llegar a ver cumplidos sus sueños de riqueza y poder. Estos personajes están representados en la película por El Honrado Juan, Gedeón, Stromboli y El Cochero.

Pinocho tiene un sueño, que es ser un niño de verdad, su única manera de llegar a serlo es, tal como le dice el Hada Azul, probar que es bueno, sincero y generoso. Sin embargo, Pinocho acaba de despertar y no sabe nada de la vida y su único error es confiar en todo aquel que se cruza en su camino, creyendo sin dudar todo lo que le prometen. De esta manera se ve inmerso en una serie de acontecimientos que lo llevan a ser víctima de abusos por parte de personajes que lo utilizan para enriquecerse.

Desde el principio de la película hasta el final, vemos en Pinocho una evolución tanto psicológica como moral. El risueño niño de madera que al principio de la película nos cautiva con su inocencia y buen humor, se convierte primero en hombre antes que en niño, porque a través de los horribles acontecimientos en los que se ve involucrado, en lugar de dejarse vencer por el miedo y acabar traumatizado, Pinocho hace valer su integridad y su valentía, yendo siempre adelante ante cualquier obstáculo por peligroso que sea.

Durante los primeros 5 minutos de metraje no nos imaginamos que a esa pequeña criatura le espera un futuro en el que será víctima de engaños, secuestros, torturas y que finalmente acabará introduciéndose en las fauces de una ballena para salvar a su padre.


Pinocho es una película que lejos de ser un simple divertimento infantil, es un espejo donde muchos de nosotros nos podemos mirar y ver que a través de la honradez y la verdad también podemos lograr nuestros objetivos sin tener que recurrir a viles artimañas.

1 comentario:

Yuki Eriol dijo...

MAGNIFICO TRABAJO EL DE TU BLOG! MUCHAS GRACIAS!