AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

martes, 14 de octubre de 2008

La Bella Durmiente: Las Hadas de Frank y Ollie

Los legendarios animadores de Disney, Frank Thomas y Ollie Johnston, se ocuparon de las tres hadas Flora, Fauna y Primavera. Ellos mismos se consideraban los únicos que creían posible que unas viejecitas pudiesen resultar divertidas. Pero antes que ellos, Ted Sears, Winston Hibler y Bill Peet, ya se habían ocupado de estos personajes. En las diferentes versiones del cuento hay una cantidad diferent de hadas, llegando a ser hasta trece. Sin embargo los guionistas de la versión de Walt Disney limitaron el número de hadas a tres para hacer avanzar mejor la narración. Además a Walt le gustaban las combinaciones de tres personajes con personalidades diferentes cuyas reacciones al relacionarse creaban situaciones cómicas, al igual que sucede en los cortos clásicos de Mickey, Goofy y Donald.


Ed Penner y Joe Rinaldi se ocuparon de plasmar las escenas de las hadas en los Story Boards, mientras que a Frank y a Ollie les tocó la parte de la animación.  Frank Thomas decía que "Un personaje no está nunca definido hasta que el animador plasma sus rasgos sobre el papel con un lápiz. Así que comencé a estudiar a estas ancianitas. 
Pasaba horas enteras en las tiendas, en los bancos del parque... ahí se ven muchísimas. No me importaba el tiempo que perdía, las viejas me caen bien. Tenía una niñera que venía a casa unas horas, estaba hermosa y rellena. La estudié tan minuciosamente que se molestó. Después adelgazó 10k y así perdí a la modelo. Un verano, estando de vacaciones en Colorado, conocí a una que me pareció el tipo perfecto. Tenía gracia al moverse, pero cada vez que la filmaba se ponía rígida. Resultaba desalentador. Volví al verano siguiente y sucedió lo mismo. Pero mientras tanto me documentaba sobre las mujeres ancianas y cómo se mueven. Las hay de dos clases: por un lado las jorobadas, y por otro las erguidas y entradas en carnes. La segunda es la clase más interesante.


Recordé que las ancianas al moverse saltan como si tuvieran un muelle. Caminan como si estuvieran remando. Cuando están de pié, los movimientos de sus brazos son como brincos. Las manos se separan del cuerpo, como si tuvieran miedo de perder el equilibrio.
Debemos documentarnos en todo lo que sea posible sobre las tres hadas. Es lo que hacemos con cada personaje. Si en Blanca Nieves era el enanito Mocoso, teníamos que saber cómo come, cómo se peina y cómo se suena la nariz... Todo. No se puede dibujar lo desconocido.
Probamos con toda clase de vestimenta. Tenemos libros para documentarnos sobre vestimentas medievales. Hemos probado versiones escandinavas, alemanas y de otras clases.


Observamos a las personas del estudio, hombres y mujeres. Observamos a cientos de actores en nuestra búsqueda de tipos perfectos. Ninguna era perfecta.
Mientras tanto, la personalidad de las hadas fue tomando forma. Una era la dominante, Flora, mientras que las otras dos se dejaban guiar. Tratamos de darles una personalidad fuerte. Eran personas benéficas pero no de las que se quedan quietas, no del tipo de Carrie Nation. Tenían mucha energía.
La idea se moldeó cuando Don Da-gradi  presentó unos bocetos de las tres hadas. Eran justo lo que andábamos buscando. Después Tom Oreb hizo las maquetas de las hadas en varias posturas, mostrando sus proporciones y perspectivas. Esto sirve como punto de referencia a los animadores."


2 comentarios:

Sergio Recio Gamo dijo...

La historia detrás de la creación de estos tres personajes está a caballo entre lo histriónico y lo genial.

Pero el resultado es indudablemente de calidad superior. Otros carismáticos y entrañables personajes que añadir al atestado "banquillo" de personajes Disney.

Fel dijo...

Son tres de los personajes Disney que mas me han gustado siempre, tiernos, divertidos y con personalidad propia. Hoy en día se hubiesen merecido su propia serie de animación.
De hecho las hadas "regordetas" (como la de Cenicienta también) y maternales de este tipo han sido siempre mi prototipo de hada cuando era una niña.