AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

viernes, 30 de abril de 2010

Andreas Deja habla de Tiana y el Sapo

El pasado Febrero de 2010, Estuvo en España el animador Andreas Deja ofreciendo una rueda de prensa para presentar Tiana y el Sapo,  y respondieron a las preguntas de los asistentes. LaButaca.net publicó la entrevista que podéis leer a continuación:


Tras charlar con los directores de la cinta, John Musker y Ron Clements, tuvimos la ocasión de entrevistar a Andreas Deja, encargado de la animación de Mamá Odie, una suerte de hada madrina de lo más peculiar.

De todos los personajes que has animado, ¿cuál es tu favorito?
Es complicado, porque convives con todos ellos tanto tiempo que son casi como hijos para mí. Todos ellos tienen aspectos que me encantan. Jafar, el malvado de “Aladdin”, fue fascinante en el aspecto gráfico, porque su rostro era como una máscara, algo que me permitió inventar expresiones nuevas; el Scar de “El rey león” se expandía gracias a disponer de la voz de Jeremy Irons, era como una actuación estelar; Lilo es una niñita con muchos problemas, que ha sufrido mucho, no entiende por qué los mayores no la entienden… animar un personaje así tiene muchas posibilidades. Y en cuanto a mi trabajo en “Tiana y el sapo”, Mamá Odie ha sido estupenda porque es el personaje más excéntrico que he animado, reacciona de manera siempre inesperada.


¿Y el que ha supuesto un mayor reto?
Posiblemente Gaston, de “La Bella y la Bestia”. Era un villano que no parecía un villano. Un chico alto, robusto, guapo, que tiene que parecer bueno pero que al final te das cuenta de que es un asesino. Mantener ese equilibrio es muy difícil, porque si no mantiene una cierta pose excéntrica, de malvado, el personaje está muerto. Pero si te pasas, el resultado puede ser caricaturesco y pierdes credibilidad.


Has mencionado a Scar, Jafar y Gaston, grandes villanos de Disney. ¿No te habría gustado ocuparte aquí de Facilier?
Cuando nos hablaron por primera vez de los personajes, pensé que Facilier sería interesante. Pero por otro lado me recordaba a trabajos que ya había hecho. En cuanto oí hablar de Mamá Odie, me enamoré de ella, era algo totalmente nuevo. Una viejecita muy excéntrica, que hace magia pero también es una especie de hada madrina, es ciega, tiene una serpiente de lazarillo… tenía un montón de elementos fascinantes. Desde el primer momento les dije a Ron y John que me encantaría encargarme de ella; un par de semanas después me llamaron para confirmármelo, y me hizo muy feliz.


¿Cómo se ha combinado en “Tiana y el sapo” animación tradicional y digital?
Hemos dibujado todos los personajes a mano, pero los fondos sí han sido creados digitalmente por artistas que trabajan con óleo y con acrílico, acostumbrados a esta técnica. El resultado es maravilloso, se siente como si todo hubiese sido creado manualmente. Eso es lo importante.


Imagino que dentro de la factoría Disney, habrá algún personaje que te habría encantado animar.
Me ofrecieron animar a Frollo, el villano de “El jorobado de Notre Dame”, pero lo rechacé porque estaba un poco cansado de hacer siempre lo mismo. Me interesaba más Esmeralda, la veía como una joven Sophia Loren, que expresaba muchos sentimientos y emociones a través de su rostro; pero ya se la habían ofrecido a otro compañero, así que no hice nada en esa película. Puede que ese caso sí sea especial para mí, aunque estoy muy satisfecho con las oportunidades que he tenido en Disney. Y si miro a los clásicos, es más complicado, es un catálogo repleto de maravillas. Me hubiera encantado estar en “Bambi”, es el no va más, un reto tremendo para un animador, es poesía en movimiento. Realmente no sé cómo lo hicieron, mejor imposible. Es asombroso. Y hay un instante concreto que me fascina en la película “Los rescatadores” (1977), cuando Madame Medusa suelta a la pequeña Penny al tiempo que se quita unas pestañas postizas que lleva puestas. Es un momento sencillamente asombroso.


Me gustaría para terminar que me contaras qué recuerdos tienes de aquel hito que fue “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, ya que tú participaste en la animación del conejo protagonista.
Podría pasar toda la tarde hablando de aquella experiencia. La organización del trabajo fue increíble, no teníamos cubículos, que es lo normal. Estábamos todos juntos en una planta de un edificio, en cuanto entrabas allí sentías una emoción asombrosa, todos sabíamos que aquello era diferente. Ya se había combinado acción real y animación en “Mary Poppins”, pero era distinto, algo rompedor. Pero por otro lado, todo era complicadísimo, sobre todo con la cámara en movimiento. Hay una escena en particular que no olvidaré nunca. Estábamos casi al final, en un almacén en Londres, teníamos aBob Hoskins y a Christopher Lloyd, y a un tipo vestido de conejo. Charlie Fleischer ponía la voz de Roger Rabbit. Pues teníamos a ese chico como referencia para los actores, un pequeño conejito vestido de la manera más cutre que puedas imaginar. Y entonces escucho a dos trabajadores que estaban en el set: “Oye, ¿tú ves a ese tipo vestido de conejo? No puedo creer que esto vaya a ser la nueva súper producción deSpielberg, ¡va a ser un desastre!”. La verdad es que todo lo que rodeó aquella película fue maravilloso.

Escrito por José Arce
En las imágenes: En la primera, el animador Andreas Deja © 2010 Walt Disney Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados. En la segunda, de izquierda a derecha, los directores John Musker y Ron Clements, Andreas Deja y el productor Peter del Vecho © 2010 LaButaca.net. Foto por Ralf Pascual. Todos los derechos reservados.

1 comentario:

Victoria dijo...

Pero qué hombre más guapo..Todos los papeles que hace le salen genial,pero es que menudo físico!