domingo, 17 de octubre de 2010

El Planeta del Tesoro: La Producción


La Isla del Tesoro de Robert Louis Stevenson, una de las novelas de aventuras más famosas del mundo, adquiere una nueva dimensión con "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro), la famosa película animada de Walt Disney Pictures. Los realizadores han empleado las técnicas de animación más vanguardistas de la industria cinematográfica para llevar a los espectadores a un emocionante viaje de ensueño a través de un universo imaginario en el que se combina la mejor animación artesanal con increíbles platós virtuales en 3 dimensiones, además de unas magníficas interpretaciones y una gran narración.


En la versión en castellano, además, contamos con la voz de Alex Ubago, que interpreta el tema central de la película “I’m still here” (Sigo aquí). Josema Yuste, ex – componente del dúo Martes y 13, presta su voz a unos de los personajes principales, el robot B.E.N. En la película han trabajado dos animadores españoles: el madrileño Sergio de Pablos, que ha supervisado al personaje del Dr. Doppler, y el vasco Oskar Urretabizkaia supervisor de B.E.N.


El protagonista de la historia es Jim Hawkins, un niño de 15 años que se incorpora a la tripulación de una expedición intergaláctica como grumete de un fantástico galeón espacial. Protegido por John Silver, el carismático cocinero del barco (mitad hombre, mitad máquina), Jim demuestra su valía luchando junto a la tropa alienígena contra supernovas, agujeros negros y feroces tormentas espaciales. Pero el destino le depara más peligros: su apreciado amigo Silver es en realidad un malvado pirata que está tramando un motín. Jim se convierte en adulto al experimentar por primera vez el dolor de la traición. Pero sabe encontrar en su interior la fuerza suficiente para hacer frente a los amotinados y descubrir un "tesoro" más espectacular de lo que jamás había soñado.


El dúo de directores, productores y guionistas formado por John Musker y Ron Clements está al mando del equipo creativo. Esta es la quinta película que han creado para Disney, tras títulos de la categoría de “The Great Mouse Detective” (Basil, el ratón superdetective) (1986), “The Little Mermaid” (La Sirenita) (1989), “Aladdin” (1992) y “Hercules” (1997). En 1977, Tras graduarse en el CalArts, Musker se incorporó a Disney en calidad de ayudante de animación (“The Small One”, “The Fox and the Hound” [Tod y Toby]), desde donde ascendió a animador y a artista de la historia antes de ser nombrado director. Clements, que ya hacía películas de animación en super-8 cuando era tan sólo un adolescente, llegó a Disney en 1976. Empezó trabajando como meritorio durante dos años en el departamento de animación bajo la dirección del magnífico animador Frank Thomas. Más tarde, ascendió de intercalador a animador / artista de la historia en películas como “Winnie the Pooh and Tigger Too”, “The Rescuers” (Los Rescatadores), “Pete’s Dragon” (Pedro y el dragón), “The Fox and the Hound” (Tod y Toby) y “The Black Cauldron” (Tarón y el caldero mágico). Colaboró con Musker por primera vez en 1983 para escribir el guión y dirigir "The Great Mouse Detective" (Basil, el ratón superdetective).

El productor Roy Conli ha supervisado toda la producción. Conli lleva desde 1993 trabajando en el Departamento de Animación de Disney y entre sus trabajos se incluye la coproducción de “The Hunchback of Notre Dame” (El Jorobado de Notre Dame) y tres años dirigiendo el estudio de animación de Disney en París (donde supervisó la producción de “Hercules” y “Tarzan”). Conli también cuenta en su haber con una impresionante y extensa lista de créditos en los que colaboró en calidad de productor o supervisor en distintas fases de la producción. En "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro) ha contado con la colaboración del productor asociado Peter Del Vecho.


Según Thomas Schumacher, presidente de Walt Disney Feature Animation: "Utilizamos una gran variedad de fuentes para las películas de animación de Disney. A veces nos inspiramos en la mitología, las leyendas y el folclore popular, otras en historias reales y también en las grandes obras literarias, como fue el caso de 'Tarzan' y 'The Hunchback of Notre Dame' (El Jorobado de Notre Dame). Para "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro) recurrimos a la maravillosa novela de Robert Louis Stevenson, que es un clásico de la narrativa de aventuras, de las historias de piratas y de las leyendas sobre tesoros escondidos. John Musker y Ron Clements han reinventado clásicos como ‘The Little Mermaid’ (La Sirenita) y ‘Aladdin’, así que cuando nos expusieron la idea de adaptar La Isla del Tesoro y situar la historia en un universo de fantasía, pensamos que sería una película magnífica. Los clásicos tienen algo especial que invita a hacer nuevas versiones. El material original nos dio la oportunidad de crear una comedia, un drama y una aventura fantástica en una misma película, y no todas las historias son capaces de hacer eso".


Schumacher añade: "Esta película es especial por varios motivos. El primero y más importante es que cuenta con las interpretaciones más brillantes de la historia de la animación. Los animadores han aportado tanta autenticidad y credibilidad a los personajes, tanto encanto e ingenio, que han alcanzado un nivel de sofisticación desconocido hasta la fecha. Glen Keane, que supervisó la animación de John Silver, es un gran actor que aporta una gran profundidad y sentimiento a todos sus personajes. En mi opinión, Glen es el artista de animación que más ha influido en nuestras películas. 'Treasure Planet' (El Planeta del Tesoro) marca un hito por la coherencia entre la animación artesanal y los elementos generados por ordenador. Por primera vez, disponemos de ambientaciones completas, los llamados 'platós virtuales' en los que los personajes se mueven por un espacio que en realidad es tridimensional. La tecnología se utiliza para crear platós fantásticos y, en el caso de Silver, para aportar credibilidad al personaje".


Para marcar un hito en el campo de la tecnología, "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro) ha combinado animación artesanal y elementos generados por ordenador que alcanzan un nivel único de sofisticación. La mayoría de los personajes de la película se han dibujado a mano, con la excepción de John Silver (que se realizó con una mezcla de dibujo manual y generado por ordenador de gran complejidad) y el robot B.E.N., que se ha realizado únicamente por ordenador. Más del 75% de la película incluye algún tipo de elementos "Deep Canvas" (Lienzo Profundo), que van desde accesorios pintados a elaborados "platós virtuales". Se ha logrado un gran progreso con respecto a "Tarzan", en la que el "Deep Canvas" (Lienzo Profundo) sólo se empleó en algo menos de 10 minutos de la película. El "Deep Canvas" (Lienzo Profundo) requiere dibujar figuras geométricas y en 3 dimensiones en el ordenador y añadirle pinceladas de pintura que se adhieren a distintos puntos en el espacio. Este proceso sólo se puede utilizar una vez en cada escena y la pintura no se puede modificar ni retocar. Los "platós virtuales" se sitúan en un nivel superior que el "Deep Canvas" (Lienzo Profundo) ya que crean ambientaciones tridimensionales que se pueden ajustar a distintos niveles de iluminación y utilizarse tantas veces como se quiera. Una vez terminado, la cámara puede situarse en cualquier punto del plató y desplazarse libremente por él.


Una de las ventajas de esta nueva tecnología es que ofrece a los realizadores un mayor abanico de posibilidades a la hora de desarrollar el escenario. Musker nos lo explica: "Por ejemplo, queríamos que la secuencia del surf solar tuviera esa calidad de los deportes de riesgo, que pareciera que Jim está realmente surfeando, y para eso necesitábamos que la cámara pudiera desplazarse a su mismo ritmo. Esta es la película menos limitada que jamás hemos hecho, porque hemos podido elegir libremente ángulos de cámara que hasta ahora no era posible utilizar".


Además de esta gran libertad de movimientos, no hay que olvidar la magnífica aportación de Rasoul Azadani y su equipo. Los "platós virtuales" han demostrado ser un enorme progreso ya que han permitido a los artistas de diseño hacer elecciones más arriesgadas en relación con la fotografía.


Para crear el personaje de John Silver, Musker y Clements acudieron a Glen Keane, uno de los animadores más veteranos de Disney y supervisor de los personajes de Disney más famosos como Ariel, Aladdín, Pocahontas y Tarzán. Keane se encargó del diseño y la animación manual del personaje. Asimismo, se ocupó del storyboard de varias escenas clave de la película. Eric Daniels fue el responsable del brazo, la pierna y el ojo mecánico de Silver. Daniels es un pionero de las imágenes generadas por ordenador que ha desempeñado un papel fundamental a la hora de desarrollar y perfeccionar el "Deep Canvas" (Lienzo Profundo). Ambos supervisores trabajaron codo con codo para dar vida a Silver de una forma dinámica y diferente.


Según Keane: "Al principio, lo que más nos preocupaba era cómo combinar las imágenes generadas por ordenador y la animación artesanal. Pero después nos dimos cuenta que el principal problema del personaje de Silver era el mismo que tuvimos con Tarzán y Ariel: la interpretación. ¿Cómo llegar a su corazón y a sus sentimientos? Eso es lo que nos ha llevado más tiempo. Si sólo te ocupas de los problemas técnicos, la interpretación y la historia se resienten. Eric Daniels tiene la gran habilidad para hacer que lo complicado parezca sencillo. Nunca dejé de dibujar e incluso cuando estaba pegado al ordenador no dejaba de mancharme las manos con los lápices. Me encanta”.


Lo habitual era que las escenas de Silver comenzaran con los borradores de Keane. Él realizaba la interpretación y el cronometraje de la escena y también dibujaba la parte mecánica del personaje. Finalmente, separaba el brazo en trozos y animaba los gestos y los movimientos. Una vez aprobada la animación, los dibujos se escaneaban en el ordenador y Daniels comenzaba a crear las piezas mecánicas del brazo electrónico encima de los dibujos. El dúo entabló una magnífica relación profesional que derivó en la seguridad que transmiten los personajes. Bill Berg y Kaaren Lundeen, jefes de limpieza de Silver, han realizado un trabajo fantástico al conseguir dar coherencia a las dos partes del personaje y dotarlas de unidad. La veterana de Disney Vera Lanpher (que ha supervisado películas de la talla de “Beauty and the Beast” [La Bella y la Bestia] y “The Lion King” [El Rey León]) fue la supervisora de limpieza de la película.
"Utilizar el ordenador para realizar una animación me anima a dibujar mejor, a interpretar mejor, a superarme a mí mismo en mi trabajo. Es como un desafío y, por eso, me siento mejor actor cuando acabo la película que cuando la empiezo. Personalmente como artista, es todo un logro".


Se incorporaron especialistas digitales en casi todos los departamentos de producción (Diseño, Fondos, Efectos Visuales, etc.). En proyectos de animación de Disney anteriores, el departamento de Imágenes Generadas por Ordenador operaba como una pequeña unidad que se ocupaba de unos cuantos elementos o escenas de la película. Ahora que el software es más fácil de usar y que el hardware tiene más potencia, los artistas de todos los departamentos utilizan cada vez más el ordenador. Kyle Odermatt ha colaborado en esta película en calidad de Supervisor de Imágenes Generadas por Ordenador y ha coordinado a los artistas y expertos digitales de todos los departamentos. Dave Tidgwell ("Mulan") fue el responsable de supervisar un equipo de cuarenta personas para crear la gran variedad de efectos visuales (tanto en 2 como en 3 dimensiones) que aparecen en la película (como incendios, humo, agujeros negros, explosiones, tormentas cósmicas y miles de doblones de oro).


"Hace diecisiete años, cuando John y Ron sugirieron por primera vez el proyecto, no se podría haber realizado esta película", subraya Conli. “En aquella época, el Estudio utilizaba celdas pintadas a mano y el aspecto final era muy plano. Con la aparición del sistema CAPS y el "Deep Canvas" (Lienzo Profundo) encontramos el modo de integrar la animación manual y elementos en 3 dimensiones para dar a la película la dimensión que necesita”.


Musker y Clements siempre quisieron darle a "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro) un toque diferente. Querían situar la historia en un universo fantástico que incluyera las características de la ciencia-ficción. Clements nos lo cuenta: "La idea era ver cuánto daba de sí nuestro universo y crear un plató de fantasía que no perteneciera ni al pasado ni al futuro. Siempre me ha apasionado la ciencia-ficción y desde que me incorporé a Disney he deseado trabajar en algún proyecto de ese género. No quería nada de alta tecnología o demasiado futurista que con los años se pasara de moda. "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro) me ofreció la oportunidad, porque es una historia eterna. Queríamos que la película fuera la versión de ciencia-ficción de la novela de Stevenson. Es la visión del futuro vista desde la perspectiva del siglo XVIII. Los ordenadores no existen, ni tampoco la televisión ni los hornos microondas, pero sí otras cosas que los hombres del XVIII imaginaban. En nuestro universo fantástico existe una atmósfera fuera del espacio exterior (llamada "Etherium"), y gracias a eso, nuestros personajes pueden respirar. Hemos diseñado nuestra propia combinación de elementos antiguos, haciendo hincapié en el pasado para que la película tuviera la calidez de la que normalmente carece este género".


El director artístico Andy Gaskill, que ya había trabajado con Musker y Clements en los estilos inspirados de Gerard Scarfe para "Hercules", se unió al equipo para ayudar a visualizar el mundo de "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro). Los directores sugirieron un enfoque "70-30" para la dirección artística, es decir, que el 70% de los platós y los accesorios se inspiran en el pasado y el 30% restante en el futuro. Lo que significa que los espectadores verán lo que a primera vista parece ser un barco del siglo XVIII. Sin embargo, al observarlo con más atención descubrirán que contiene cohetes y otros elementos fantásticos.


Otra gran fuente de inspiración para la imagen de "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro) fue la Escuela de Pintores Brandywine, en la que se incluyen artistas tan famosos como Howard Pyle, N.C. Wyeth y Maxfield Parrish. Wyeth fue el autor de las conocidas ilustraciones de la edición de Scribner de 1911 del clásico de Stevenson. Gracias a la influencia del estilo de esta Escuela, Gaskill y su equipo consiguieron captar el sentido de la fantasía, la aventura y la narrativa que sugieren las famosas ilustraciones. De este modo, adoptaron un enfoque similar al de los óleos para los fondos, una técnica que no se había vuelto a utilizar en Disney desde que se hizo "Bambi" hace sesenta años. Para lograrlo, los pintores de fondos tuvieron que adoptar un modo de trabajo completamente diferente.


Según Dan Cooper, el supervisor de fondos: "Esta es la primera película que se ha pintado en su totalidad en el ordenador. El proceso se realiza todavía pincelada a pincelada, pero en vez de un pincel se utiliza una stylus. Conseguir el aspecto de un óleo a mano es prácticamente imposible, porque la pintura necesita de seis meses a un año para secarse. Con el ordenador podemos conseguir ese mismo aspecto de forma instantánea".


La labor de Ian Gooding, el director artístico asociado, era emplear el color para apoyar la historia y para ello decidió utilizar la cálida paleta de los pintores de la Escuela Brandywine. La mayoría de las escenas de la película parecen estar bañadas en luz para realzar la acción y la narrativa.


El diseñador de producción Steven Olds fue el responsable de crear el aspecto del RLS Legacy, un galeón inspirado en el siglo XVIII que surca el espacio gracias a sus ondulantes velas solares. También elaboró el primer borrador de otros elementos mecánicos, como el brazo de Silver, las lanchas y la tabla de surf solar. Frank Nissen, artista de storyboard de Disney, también ha participado como diseñador de producción y su aportación fue fundamental para lograr el concepto del aspecto de la película. Los diseños de los personajes se deben a artistas del talento de Rick Maki, Buck Lewis, Peter De Seve y Peter Clarke, entre otros. Los supervisores de animación de cada personaje han aportado su propia habilidad creativa al proceso y han ayudado a dar vida a los personajes.


La realización de "Treasure Planet" (El Planeta del Tesoro) ha durado cuatro años y medio. La animación principal de la película comenzó en el año 2000 y el equipo fue creciendo paulatinamente hasta alcanzar 350 artistas, animadores y técnicos.

La Isla del Tesoro fue la primera novela de Robert Louis Stevenson, que se publicó por primera vez en 1883. Anteriormente, entre octubre de 1881 y enero de 1882, se publicó por capítulos en Young Folks, una revista para niños. El escritor se inspiró en el mapa de una isla imaginaria que había dibujado para su hijastro Lloyd. Para crear la historia también se inspiró en sus lecturas infantiles, sus aventuras en el faro de su padre y su viaje a la costa de California. Se dice que para el personaje de John Silver se inspiró en su íntimo amigo W.E. Henley, que irradiaba energía y vitalidad a pesar de sufrir una minusvalía. El título original del libro era The Sea-Cook (El cocinero del mar) pero al final se decidió por Treasure Island (La Isla del Tesoro). Robert Louis Stevenson nació en Escocia en 1850. Consiguió hacerse un nombre como novelista de aventuras gracias a la profundidad psicológica y la ambigüedad moral con la que dotaba a sus obras, en las que a menudo se adentraba en temas sobrenaturales. Entre sus novelas destacan Kidnapped (Secuestrado) (1886), The Strange Case of Dr. Jekyll and Mr. Hyde (El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde) (1886) y The Master of Ballantrae (El Barón de Ballantrae) (1889). Murió en diciembre de 1894, a los cuarenta y cuatro años, tras sufrir una hemorr