AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

domingo, 3 de octubre de 2010

Toy Story 2: Cuando las segundas partes son buenas


Durante la creación de Toy Story, muchas buenas ideas para la historia original fueron desechadas y archivadas, como la de contar la historia de un juguete al que su dueño va dejando de lado cuando crece, como es el caso de Jessie en Toy Story 2, o la de los juguetes tratados como objetos de colección, cuya idea salió de la oposición de John Lasseter a que sus hijos jueguen con los juguetes que tiene guardados en su oficina.


Los avances informáticos permitieron a los artistas concentrarse más en la historia y el desarrollo de los personajes y preocuparse menos por el aspecto técnico. La historia requería movimientos más sutiles y variaba entre el humor más disparatado y el drama. Además, los nuevos personajes que tenían que ser definidos desde cero supusieron nuevos retos de interpretación y también tecnológicos.



Un ejemplo de ello es Al, el juguetero coleccionista de juguetes, para el que se escribieron 8000 lineas de código para definir la piel humana. Otro ejemplo es el uso de imágenes desenfocadas para dar sensación de profundidad.


No hay comentarios: