AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Los Increíbles: Una Credibilidad Increíble

De Los Increíbles

Después de superar con éxito el cada vez más complicado diseño de producción de "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES), por fin los realizadores pudieron ponerse manos a la obra con la tarea más difícil e importante: animar los personajes para que fueran más que un "dibujo animado" y cautivaran a los espectadores. El punto de partida era descubrir el alma de cada personaje mediante el abanico de movimientos y expresiones humanas más amplio posible. Para ello, el equipo de la película tuvo que entrar en la zona prohibida por excelencia: Al fin y al cabo, en general se cree que la animación por ordenador y los rasgos humanos como el pelo o la piel no están hechos el uno para el otro.

Sin embargo, Brad Bird estaba convencido de que existía -o se podía inventar- una tecnología que permitiera crear unos personajes mucho más "reales" (la esencia intangible de la energía, la vitalidad y la humanidad) de lo que jamás se hubiera pensado. Inspirándose en los ricos matices de la interpretación de los actores vocales, los genios de la técnica de Pixar se decidieron a superar sus propios límites y se lanzaron a crear los modelos generados por ordenador más vanguardistas que jamás se han utilizado en una película.
Aunque la animación generada por ordenador ha avanzado a pasos de gigante en la última década, todavía le queda mucho por hacer en el campo de los rasgos humanos. En el pasado, se consideraba totalmente imposible pedir a un animador que creara músculos que se doblaran y tensaran como los de verdad, pelo que se ondulara y moviera, piel que pudiera arrugarse y estirarse y ropa que se moviera con independencia del cuerpo, exactamente como la de verdad. De hecho, los animadores por ordenador solían huir de los personajes humanos porque los resultados que se habían obtenido no eran demasiado esperanzadores.
Tony Fucile, uno de los supervisores de animación de "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES), declara: "Los personajes humanos son casi imposibles de animar porque nos pasamos la vida observando a otros seres humanos y nos damos cuenta enseguida de los detalles que fallan en un personaje de animación, aunque seas nimios". El supervisor de personajes Bill Wise continúa diciendo: "Aunque sean muy estilizados, los seres humanos tienen algo que pone el listón muy alto a los animadores. Estamos tan familiarizados con las sutilezas de las emociones y expresiones que se reflejan en las caras y los cuerpos de los seres humanos, que su recreación por ordenador tiene que ser casi perfecta para que a los espectadores les resulte creíble".

De todas formas, el objetivo de Bird era crear personajes que no fueran tan humanos. Al fin y al cabo, ¡Los Increíbles sólo existen en un peculiar universo híbrido en el que los superhéroes viven en las afueras! Bird quería personajes que procedieran claramente del mundo del cómic y que, sin embargo, pudieran sonreír, hacer gestos, preocuparse, saltar, correr, tener discusiones familiares y salvar el mundo de forma totalmente creíble desde el punto de vista físico.
Ese era el motivo por el que John Lasseter creía que se podría hacer realidad la visión de Bird. Lasseter nos lo explica: "Todo el mundo en Pixar sabe que cuanto más real intentes hacer algo, más posibilidades tienes de fracasar. El secreto de Brad en 'THE INCREDIBLES' (LOS INCREÍBLES) ha sido producir algo que los espectadores saben que no existe, algo tan estilizado que lo creerán si todo tiene coherencia Con la tecnología que hemos utilizado en Pixar por primera vez, estábamos preparados para conseguirlo. Nuestro objetivo en 'THE INCREDIBLES' (LOS INCREÍBLES) era crear seres humanos tan estilizados que nunca pudieran pasar por personas de verdad, pero que tuvieran un pelo, una piel y una ropa tan auténticos que sus reacciones produjeran un impacto más intenso, más dramático".

En la última década, Pixar ha ido avanzando paulatinamente hasta ser capaz de lograr esta hazaña. De hecho, desde el estreno de "Toy Story" (Toy Story [Juguetes]) en 1995, Pixar ha marcado la pauta y ha superado los límites en el mundo de la animación por ordenador con cada una de sus películas. “A Bug’s Life” (Bichos. Una aventura en miniatura) introdujo los entornos orgánicos y personajes que se estiraban y encogían. “Monsters, Inc.” (Monstruos S.A.) se aventuró aún más en el mundo de las formas orgánicas y consiguió crear un mundo de pelo y piel enormemente realista que hasta entonces era impensable; y “Finding Nemo” (Buscando a Nemo) retrató convincentemente la enorme variedad de animales y paisajes acuáticos que existe en un viaje por los fondos submarinos.

Pero en "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES) se necesitaba todo lo que Pixar había aprendido en sus películas anteriores y mucho más para narrar esta heterogénea aventura de una familia que se ve envuelta en la aventura más fascinante de su vida. Rick Sayre, director de supervisión técnica de la película reconoce: "Esta película planteaba todos los retos técnicos que te puedas imaginar. Podría haber resultado titánica desde el punto de vista de la técnica, pero adoptamos por lema: 'Es imposible, así que podemos lograrlo'. Las pistas de qué teníamos que inventar nos las dio la propia historia. Así se ha hecho siempre en el mundo de la animación. Lo que no se puede hacer es decir: '¿Y si Violeta no tuviera el pelo largo? o ¿Y si Bob no fuera un hombre musculoso?' Nos encantaba la historia y no íbamos a permitir que las supuestas limitaciones del medio nos impidieran contarla".
Para enfrentarse al desafío de hacer moverse a los personajes de forma realista, Sayre y el equipo técnico se empaparon literalmente de física. Repartieron ejemplares del clásico libro de medicina Gray's Anatomy a los maquetadores digitales (modeladores que diseñan y construyen los personajes en el ordenador) y al equipo de eléctricos para ayudarles a entender cómo se mueve el cuerpo dependiendo de la acción. También se facilitó material de películas de acción real con personas agachándose, caminando y moviéndose para que el equipo fuera enfrentándose a los tabúes de los músculos, la piel, el pelo y la ropa.

Esqueletos y músculos

Rick Sayre sabía que la clave para conseguir una articulación realista se encontraba en el interior del cuerpo, en el nivel del esqueleto y los músculos que lo rodean. Ahí es donde se origina el movimiento en los seres humanos y, por lo tanto, en los personajes de "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES). Todo empezó con el cuerpo de Bob Parr -apodado "Mr. Increíble”-, que se creó de adentro hacia afuera literalmente.

Sayre lo recuerda así: “Sin duda, Bob fue el personaje más difícil de modelar y montar porque es un tipo muy musculoso. Utilizamos un enfoque completamente nuevo y distinto para elaborar su esqueleto y la forma en que los músculos, la piel, los huesos y la grasa se adhieren al mismo. Utilizamos una fantástica tecnología nueva que se llama 'goo' y que hace posible que la piel reaccione de una forma muy realista a los músculos que se extienden y contraen debajo".
Esta tecnología cambió completamente el proceso de animación. Los animadores son más artistas que técnicos. Son una especie de actores o marionetistas que elaboran creativamente los movimientos y expresiones de los personajes a través de mandos especialmente programados en el ordenador. En la actualidad, los animadores tienen un control mucho más amplio y profundo de los personajes que en el pasado.

Sayre nos lo explica: "Para un animador, animar un esqueleto rígido es un efecto visual muy típico. Sin embargo, los personajes de esta película son más complejos y eso no iba a bastar. En mi opinión, lo innovador es que hemos terminado creando un sistema que permite a los animadores mover el esqueleto, activar los músculos, que la capa de grasa haga que la piel se deslice sobre los músculos y, por último, crear la piel. Los animadores pueden ver todo lo que está ocurriendo mientras están trabajando. Cuando mueven a Bob, están colocando toda la estructura de sus músculos-piel-esqueleto y a tiempo real prácticamente, con lo que disponen de más información y flexibilidad.“.
Para acabar con los puntos débiles de los personajes humanos generados por ordenador, el equipo se centró en las articulaciones más "traicioneras" del cuerpo humano, en especial los hombros. Sayre nos lo cuenta: "Resulta muy complicado conseguir que un hombro se mueva de forma natural en la animación generada por ordenador. Por eso, suelen verse personajes animados con hombros demasiado anchos. Nosotros queríamos hacer del hombro un hito en esta película, por decirlo de alguna forma".

Una vez que Bob estuvo totalmente modelado, lo utilizaron como modelo para crear los esqueletos del resto de los personajes. Se podría decir que Bob fue el Adán de la película, en cierto sentido. El supervisor de personajes Bill Wise afirma: "Con Bob nos centramos en alcanzar un nivel de complejidad muy alto en términos de movimiento corporal. Una vez que fuimos capaces de controlar sus movimientos, utilizamos esa misma articulación del esqueleto para los demás personajes, aunque introduciendo algunos cambios, evidentemente. Por ejemplo, un personaje femenino no va a tener una musculatura tan definida, pero sigue teniendo un deltoide que sube y baja encima del húmero. También tiene clavícula. Por eso, pudimos volver a utilizar a Bob para los demás personajes".

Los movimientos de uno de los personajes resultaron especialmente complicados: Helen Parr, alias Elastic Girl, que tenía que ser capaz de estirarse, agacharse y contraerse de una enorme variedad de formas, con una flexibilidad que no tendría nada que envidiar al practicante de yoga más pintado. Elastic Girl subió aún más el listón a los animadores.
“Probablemente, Helen tenía la articulación más compleja que jamás hemos elaborado", comenta Wise. Y continúa: "De hecho, los animadores podían dar a su cuerpo la forma de un paracaídas o estirar su brazo hasta convertirlo en un largo lazo de carne y hueso con puntos de control. Christian Hoffman elaboró un programa denominado ‘deformador’ que hacía posible que Helen se moviera de todas las formas posibles. No se parece a ningún personaje que hayamos creado antes".

Piel y pelo

Los animadores de Pixar también sabían que las características que realmente aportan realismo a un personaje son la piel y el pelo, lo que demuestra que la grandeza de la vida la reflejan mejor los pequeños detalles. El equipo de producción se enfrentaba a un nuevo reto. Al encontrar formas diferentes de iluminar y matizar la piel y de crear los peinados, aportaron aún más credibilidad a los personajes.
La piel que se creó para "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES) no presenta intencionadamente las imperfecciones que normalmente tiene la piel humana. Sayre nos lo explica: "Desde el principio, Brad fue muy inflexible respecto a que no quería que los personajes tuvieran poros, folículos pilosos o pecas. No quería que parecieran totalmente humanos, sino más bien ligeramente abstractos. Por eso, optamos por una textura de la piel es muy, muy simple. Sin embargo, crear una piel simple sin que pareciera falsa resultó muy complicado. Es uno de esos casos en lo que lo sencillo... es lo más difícil".

Para crear la piel también se necesitaba una tecnología pionera. Bill Wise nos lo cuenta: "Creamos una tecnología nueva denominada ‘dispersión de la sub-superficie’ que nos permite hacer la piel más translúcida. Mucho de lo que el ojo considera rasgos realistas en una persona no es más que la luz que se transmite a través de la piel. Por ejemplo, se ve luz detrás de las orejas cuando el sol está detrás de ellas. Otra forma de ilustrarlo es la diferencia que existe entre la pintura blanca y la leche; la luz rebota en la pintura blanca, mientras que atraviesa y se dispersa en la leche, que se parece más a la piel. Esta forma de iluminar la piel resulta muy efectiva e innovadora. Por fin parece que los personajes empiezan a estar vivos".
Mientras tanto, también se necesitaban programas y enfoques nuevos para conseguir lo que los realizadores querían que se viera en la cabeza de los personajes, que varía desde la melena corta y cuidada de Helen a la melena larga y suelta de Violeta. Mark Henne, el supervisor de simulación de peinado y vestuario, se puso manos a la obra.

"Los personajes llegaron a nuestro departamento calvos y desnudos y salieron con vestuario y peinados enormemente realistas", nos explica. Y añade: "En una película de animación generada por ordenador, el pelo siempre resulta complicado porque tiene múltiples capas y se compone de millones de hebras que friccionan entre sí y que, sin embargo, deben ofrecer una apariencia de cohesión. Se separa y vuelve a unirse dependiendo de cómo se mueva la cabeza y de cómo sople el viento. El problema son todas esas capas que quieren entrelazarse y cómo impedir que eso ocurra cuando el pelo roza los brazos, los hombros y otros objetos sólidos".
Sin duda, el personaje más difícil de animar por lo que al pelo se refiere fue Violeta. Siguió siendo un "caso sin resolver" hasta bien avanzada la película a causa de su larga y ondulante cabellera, la pesadilla de cualquier animador. De hecho, nunca nadie había animado este tipo de pelo en una película de animación generada por ordenador. Henne y su equipo elaboraron cinco tipos de peinados diferentes para Violeta para las distintas fases de la película. Cada uno de esos estilos se podía modificar para reflejar las distintas condiciones medioambientales con las que se encuentra Violeta, incluyendo la lluvia, el viento, la ingravidez y su propio campo magnético.

Al final, el pelo de Violeta se convirtió en uno de los grandes triunfos de la película. "El personaje de Violeta se resume en lo que esconde detrás de su larga melena", apunta Sayre. Y añade: "Por eso, es una parte muy importante del personaje y era fundamental que quedara bien. A veces, nos preguntábamos si no sería más fácil cortarle el pelo pero tenía que tener el pelo largo y el resultado fue fantástico. Hemos dado un gran paso adelante al conseguir que su pelo se mueva de una forma increíble y conserve al mismo tiempo su estilo".


La ropa

El cuerpo de los personajes de "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES) había alcanzado prácticamente la perfección en términos de animación, pero ahora había que "vestirlos". "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES) también resultó mucho más compleja por lo que se refiere al vestuario que cualquier otra película de animación de la historia, además de mucho más parecida a un drama de época. Tuvieron que diseñarse y adaptarse más de 150 prendas diferentes para los personajes protagonistas y secundarios. Pero Bird no sólo quería ropa bonita para sus personajes, también quería que parecieran de tela de verdad.

Pixar ya era famosa por su vanguardista labor con el movimiento de la ropa. Los avances que hizo con las camisetas de Boo en "Monsters, Inc." (Monstruos S.A.) y con el vestuario galardonado con un Oscar® del corto "Geri's Game" sirvieron de base de la investigación y desarrollo para "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES), que dio otro paso adelante.

Brad Bird nos lo cuenta: "Una de las cosas que he aprendido con 'THE INCREDIBLES' (LOS INCREÍBLES) es que, en la animación generada por ordenador, ¡resulta mucho más fácil hacer volar por los aires un planeta que hacer que un personaje agarre la camiseta de otro personaje! Me di cuenta que era terreno abonado para realizar nuevos avances".


Mark Henn y su equipo encontraron una original forma de "pegar" la ropa a los personajes, especialmente en el caso de los ajustados supertrajes. En lugar de simular la ropa para cada fotograma de un personaje, este proceso analiza las distintas posturas y pautas de movimiento de un personaje (incluyendo caminar, girar y sacudir los hombros) y crea automáticamente el movimiento de la ropa. Por ejemplo, cuando Bob se sienta en una silla con su supertraje, el traje sabe lo que tiene que hacer y cuándo dejar de hacerlo porque se le ha entrenado cuidadosamente con antelación.

Dada la gran variedad de estilos retro, futuristas y vanguardistas que aparecen en "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES), la película confió más en la moda tradicional que en la animación generada por ordenador.

Henne nos lo explica así: "Esta película exigía una gran variedad de prendas, desde batas a trajes de ejecutivo, capas y supertrajes. Por eso, le pedimos a Christine Waggoner, una de nuestras artistas técnicas de personajes, que hiciera de diseñadora de vestuario. Creó la mayor parte del vestuario partiendo de cero. Bryn Imagire, el diseñador de sombras de la película, traía los borradores, las fotos de referencia y las muestras de tela de Christine Waggoner y Christine y Maria Cervantes (modista) creaban la ropa por ordenador inspirándose en ese material. Estamos muy orgullos de haber elaborado el vestuario a partir de cero, como hacen los diseñadores en el mundo real".


Efectos

Una vez que el mundo y los personajes de "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES) estaban completamente animados, el equipo de efectos tenía que añadir los últimos y fabulosos toques. La supervisora de efectos de la película (y un veterano con 18 años en ILM), Sandra Karpman, afirma que este ha sido el proyecto de efectos más ambicioso que jamás ha visto en una película, con independencia del género. Karpman supervisó la creación de los efectos que aparecen en todos los elementos naturales posibles, desde el agua al fuego y el hielo (para los trucos de Frozono). De hecho, más de un tercio de las más de 2.200 tomas definitivas de la película incluye efectos especiales.

Karpman nos habla de su trabajo: “Los efectos que se ven en 'THE INCREDIBLES' (LOS INCREÍBLES) son completamente nuevos y muy espectaculares. Lo más innovador desde el punto de vista de los efectos es que hemos creado unas fabulosas nubes en 3D que de hecho se pueden atravesar. En otras películas e incluso en películas de animación generada por ordenador anteriores, la mayoría de las nubes son pinturas matte o material de archivo. En nuestra película, cuando Helen va en un avión volando entre las nubes, se nota que son tridimensionales y que chocan entre ellas. Son transparentes y cuando se apilan se vuelven opacas. Son una preciosidad. Este mismo programa de sombreado registrado (Atmos) nos permitió crear las nubes, además de grandes explosiones. Al final, hicimos muchas cosas que nunca imaginamos que podríamos hacer".


Quizás esta última frase es la que mejor resume lo mucho que todos se implicaron en "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES): todos se adentraron en territorios que jamás se habían explorado en el mundo de la imaginación.

Brad Bird lo resume: "En mi opinión, lo que más preocupaba a todas las personas que trabajaron en "THE INCREDIBLES" (LOS INCREÍBLES), con independencia de su cargo -desde los actores a los artistas y los genios de la técnica-, era que los personajes y la historia parecieran reales. Que no es lo mismo que reproducir directamente la realidad, obviamente. Lo más importante en esta película era la credibilidad. Ese fue el punto de partida: crear personajes y un mundo que parezca real porque significa algo para ti".

Fuente: Walt Disney Studios

No hay comentarios: