AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

viernes, 21 de mayo de 2010

Entrevista con Gemma Arterton




  • Al ver los gigantescos sets en los que estás trabajando, la única reacción posible parecería ser “¡Vaya!”


  • Es alucinante. La escala del film está fuera de este mundo. Cuando estábamos en Marrakesh antes de comenzar el rodaje, me llevaron a visitar el set del reino donde vive mi personaje, Tamina: era increíble. Había calles por donde se podía caminar, palacios, fortalezas y mercados callejeros. Y yo pensaba: “Estoy interpretando a la princesa de este lugar, ¡yo!” [Ríe]. Es humillante porque después de todo este trabajo, uno realmente debe estar a la altura de las circunstancias.



  • ¿Y cómo lo estás llevando? ¿Estás a la altura de las circunstancias?


  • [Ríe] Me encanta interpretarla, eso es lo que sé. Tamina es muy interesante porque no es simplemente “la chica” sino que posee un montón de facetas. Es una importante sacerdotisa, una aventurera, a veces algo masculina, y en determinado momento debe fingir que es una especie de camarera de ficción del siglo VI. También llevo unos trajes grandiosos, tatuajes de henna y joyas en el cabello. Soy la única chica en el film, ¡así que tengo que tratar de verme bien!



  • ¿Tienes hasta ahora una escena favorita?


  • Lo que naturalmente se me ocurre es el intercambio verbal ingenioso entre Tamina y Dastan, el personaje que hace Jake. Empiezan llevándose mal, pero obviamente se gustan. Y tenemos algunas escenas brillantemente escritas, muy divertidas de actuar. Realmente disfruto de todo y lo grandioso del film es que tiene muchos elementos: hay romance, aventura, enormes batallas, mucho de comedia, lo que quieras. ¡Realmente es épica!


  • ¿Cómo obtuviste tu papel? ¿Simplemente Jerry Bruckheimer cogió el teléfono y te ofreció un papel en su última película taquillera?


  • Ojalá hubiera sido tan simple... [Ríe]. Fue antes de que yo hiciera Bond y “Tess”. Mi agente me dijo: “Preséntate para esta película, pero es probable que no lo logres porque es muy grande”. Entonces me reuní con la directora de reparto, quien pareció estar verdaderamente interesada, y luego con [el director] Mike [Newell]; pero me faltaba hacer las pruebas de cámara y ganarme a muchas personas convenciéndolas de que una es lo suficientemente bella, talentosa y todo eso… Pensé que nunca lo lograría, así que estaba bastante indiferente al respecto. La espera fue tan larga que cuando recibí el llamado que me decía que el papel era mío ya me había olvidado de eso.



  • ¿Cuál fue tu reacción cuando recibiste la noticia?


  • Fue surrealista. Simplemente me senté en la cama y no podía digerirlo. Es extraño pensar que vas a ser una princesa.



  • ¿En qué momento lo conociste a Jake Gyllenhaal?


  • Fue gracioso porque hice una prueba de cámara con Daniel [Craig] para Bond, pero para esta película no lo conocí a Jake hasta un mes antes de comenzar el rodaje, así que fue un poco estresante. Tenía mariposas en el estómago, pero él fue muy dulce y me dijo: “Me enteré de que eres maravillosa”, y una serie de cosas amables como esa.


  • ¿Qué piensan tus amigas de tu papel junto a uno de los galanes más guapos de Hollywood?


  • Siempre me preguntan si le beso. Y yo les respondo: “Sí, le beso, ¡ahí tienen!” ¡Se vuelven locas de celos! Pero lo mejor de Jake es que es un muchacho adorable, divertido, amable y práctico. En realidad, eso es lo grandioso de este film: que todo el elenco y el equipo no se toman demasiado en serio a sí mismos. Toman su trabajo seriamente, pero no a ellos mismos, y me parece que esa es la mejor actitud que se puede tener, porque cuando estás en medio del desierto en Marruecos, con un calor abrasador y todos exhaustos, es mucho más fácil si se puede bromear con eso.



  • ¿Hay algo que te haya resultado difícil de hacer en este film?


  • Fue una verdadera aventura. En Marruecos vi lugares que nunca podría haber visitado si no fuera por esto, pero extrañé mi casa. Tampoco había montado a caballo antes, así que tuve que aprender desde cero, hasta realizar escenas de riesgo como saltar y montar un caballo en galope. Pero me encantó, aun cuando fallé en un par de maniobras… Algo un poco embarazoso cuando uno le ha dicho a todos: “¡No se preocupen, puedo hacerlo!” [Ríe]



  • ¿Cómo fue trabajar con actores legendarios como Sir Ben Kingsley y Alfred Molina?


  • Aprendí muchísimo, especialmente al ver cómo las personas como Alfred Molina y Sir Ben Kinsgley se muestran siempre tan entusiastas por su trabajo y parecen disfrutar de lo que hacen, sin importar cuánto tiempo hayamos estado filmando ni cuán difíciles sean las condiciones. También aprendí estrategias. Para mí es difícil no llorar; creo que es porque interpreté a Tess y eso me destrabó algo. Ayer, Sir Ben me dijo: “Si tú controlas tus emociones, el público no podrá controlar las suyas”. Eso me ha resultado una gran ayuda.



  • ¿Tienes planes de mudarte a Hollywood y vivir como una estrella?


  • [Ríe] Amo a Londres y necesito estar en un lugar rodeada de gente normal, como mis padres, quienes me mantienen centrada. También necesito ir de vez en cuando al pub. ¿Tienen pubs en Hollywood?
Fuente y fotos: Walt Disney Studios

viernes, 14 de mayo de 2010

Entrevista a Jake Gyllenhaal




Yo lo veo a mi personaje como una conjunción de Rafael Nadal, Mick Jagger y Daniel el Travieso”, dice Jake Gyllenhaal al referirse a su último film, la aventura PRINCE OF PERSIA: LAS ARENAS DEL TIEMPO. “Se trata absolutamente de pasarlo bien y de divertirse”, agrega el joven actor, en lo que bien podría ser un punto de despegue para una estrella que se ha hecho conocida por sus papeles en los filmes The Day After Tomorrow, Brokeback Mountain y Zodiac, pero claramente es un objetivo normal para el productor del film, Jerry Bruckheimer, quien es el hombre detrás de éxitos como Piratas del Caribe y La búsqueda.


PRINCE OF PERSIA promete más de lo mismo en la línea de la aventura, más una gran dosis de comedia, un poco de romance y profusión de impactantes efectos especiales. Al igual que los Piratas...,


PRINCE OF PERSIA es también una producción a gran escala, con un equipo de realizadores de 2.000 personas y un incontable número de extras a lo largo de una filmación de cinco meses de duración, dividida entre los Estudios Pinewood y localizaciones varias en Marruecos. Gyllenhaal encarna a Dastan, un travieso y joven príncipe cuya vida adquiere un viso de seriedad cuando es convocado a impedir que la Daga del Tiempo –un antiguo elemento que puede hacer retroceder la historia– caiga en las manos equivocadas. Los consumados actores Sir Ben Kingsley, Alfred Molina y la novata Gemma Arterton ofrecen también su apoyo. El director del film, Mike Newell, conoce todo sobre éxitos taquilleros desde su trabajo en Harry Potter y el cáliz de fuego. Un Gyllenhaal de cabello largo, todavía caracterizado en su traje, se sentó con nosotros para llevar a cabo la entrevista a mediados del rodaje en Pinewood. Llevaba un atuendo de lo más apropiado y heroico, con botas altas hasta la rodilla, pantalones de cuero, camisa abierta de lino y dos dagas calzadas en el cinturón.


¿Es justo decir que este film es algo diferente para ti? ¿Fue por eso que decidiste hacerlo?
Realmente fue el hecho de que amo ver este tipo de películas, así que es difícil negarse a la oportunidad de estar en la pantalla, actuando en un film así. Hay muchísimos aspectos concernientes a la actuación, pero si uno es una persona muy física, como yo lo soy, es grandioso estar saltando por todas partes, por sobre edificios, montar a caballo, jugar con espadas e intervenir en batallas. Realmente es muy divertido. Y además, si uno va a hacer una película grandiosa, entonces hacerla con personas que saben cómo hacerla, y para eso no hay nadie mejor que Jerry Bruckheimer.


Después de mirar algunas escenas, pareciera que Dastan tiene un poco de Indiana Jones ¿Era esa tu intención?
Sí, definitivamente, junto con algo de Daniel el Travieso y todo el resto. Me gusta que Dastan sea travieso, un poco cascarrabias, que casi siempre crea que tiene razón y que sea bastante sarcástico, irónico y por sobre todo muy descarado.


Tú has interpretado a varios personajes basados en personas reales, pero ¿por dónde empezar con un príncipe persa ficticio del siglo VI?
Podría hablarte de montones de investigaciones pretenciosas, pero de verdad empecé con el acento y también con la proyección de la voz. Para que una película así tenga éxito se necesita que todo sea a gran escala, grandiosa y teatral. Trabajé con una instructora de voz, quien trajo textos antiguos. En Los Ángeles, yo me paraba en un extremo de la piscina y ella en el otro, mientras me gritaba: “¡Por encima de la pared, hombre, por encima de la pared!” Era como hacer teatro. Eso me dio más fuego interior, me hizo sentir como un guerrero. También hubo mucho trabajo físico.


¿Cuál implicó a cuál?
Fueron seis meses de entrenamiento y, para mí, lo importante es que eso fue muy funcional. Todo lo que hice fue para poder llevarlo al set, no por la estética. Usaba un chaleco antibalas para entrenar y salía a correr con un peso de 20 libras, a fin de simular la armadura, que es muy pesada. Cuando corría llevaba algo en la mano para acostumbrarme a correr con una espada. También practiqué mucho boxeo para asegurarme de estar simétrico de ambos lados, ya que Dastan suele pelear con dos espadas a la vez y todo debe ser simétrico.


¿Nunca pensaste en un doble de escenas peligrosas para que hiciera lo más difícil?
[Ríe] No, siempre quiero hacer yo lo más que pueda. Y en las secuencias de lucha soy bastante perfeccionista. Quiero que cada movimiento sea perfecto y me niego a aceptar algo menos que eso.


Tú hiciste algunos films grandiosos, pero parece que EL PRÍNCIPE DE PERSIA está a una escala diferente...
Simplemente pensé: “¡Vaya...!” Aún durante los ensayos, cuando vi imágenes de lo que el diseñador de producción estaba planeando, me impactó; y más al avanzar, desde los asombrosos trajes hasta los gigantescos sets y las locaciones en Marruecos. No es sólo la envergadura del film ni su alcance, sino también el detalle en los trajes y en los sets. Puedes doblar una esquina en un set y probablemente sea un lugar que nunca será filmado, pero incluso allí están los detalles: tallas increíbles o bellas tejas. Eso significa que si Mike [Newell] decide que quiere filmar a la vuelta de esa esquina o si yo llego a correr por allí, ya está preparado, pensado.


PRINCE OF PERSIA comparte su productor con Piratas del Caribe. ¿Crees que esta película tendrá un atractivo tan grande?
Creo que Piratas del Caribe fue más que una simple adaptación del juego temático del parque, y este film será más que la adaptación del video juego “Prince of Persia”, si bien obviamente este fue el punto de partida. Definitivamente, esto va a ser muy divertido y es una gran historia, pero también tiene personajes interesantes y un sentido de lo épico. Nunca dijimos que esta película es solo para niños o para fanáticos de los video juegos; siempre la concebimos como algo con un atractivo muy amplio. Aunque ahora estoy pensando que todos estamos concentrados en hacer este film lo más sólido y fuerte posible.



Fuente y Fotos: Walt Disney Studios