AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

lunes, 22 de agosto de 2011

Wall-E: La Idea se hace Realidad



La imagen de un pequeño robot solitario (el último del planeta) que realiza metódicamente su trabajo recogiendo basura interesó mucho al director/coguionista Andrew Stanton desde la primera vez que salió el tema en una comida con sus colegas en 1994. Pero tuvieron que pasar muchos años hasta que dio con una historia única que pudiera desarrollar todo el potencial del personaje. Stanton explica: “Me fascinó la soledad que evocaba esta situación, y la inmediata empatía que provoca el personaje. Pasamos mucho tiempo intentando conseguir que los personajes de nuestras películas sean atractivos y logren despertar el interés del público. Me dije: ‘¿qué hago con un personaje como este?’. Y no tardé mucho en darme cuenta de que lo contrario a la soledad es el amor, o la compañía. Me sentí irremediablemente atraído por la idea de una máquina enamorada de otra máquina. Sobre todo con el telón de fondo del universo que ya no comprende el sentido de la vida. Me pareció muy poético. Me encantó la idea de que la humanidad tuviese una segunda oportunidad gracias a este personajillo que se enamora. En realidad soy un romántico empedernido disfrazado de cínico. Esta película me dio la oportunidad de satisfacer mi lado romántico, más de lo que suelo mostrar en público”. Jim Reardon, veterano director y supervisor de historia en “The Simpsons” (Los Simpson) que dirigió 35 episodios de la serie y supervisó las historias de casi 150, se incorporó al proyecto como director de historia en “WALL•E”. Acabó escribiendo el guión de la película junto con Stanton. Según Reardon: “Empezamos con la idea de que ‘WALL•E’ fuese una comedia, pero a mitad de camino nos dimos cuenta de que la película también era una historia de amor. WALL•E es un personaje inocente y aniñado que acaba provocando un enorme impacto en el mundo. En realidad, la línea argumental de la película trata sobre EVE. Su personaje es el que sufre más cambios, y la película es sobre ella y sobre él. Tiene mucho estilo, es muy tecno-sexy y tiene un aspecto muy futurista. Él ha sido diseñado para hacer su trabajo, y está oxidado, sucio y feo. Pero estábamos convencidos de que podía ser una gran historia de amor”. El productor Jim Morris lo resume muy bien. “Esta película es una mezcla de géneros. Es una historia de amor, una película de ciencia-ficción, una comedia, una comedia romántica”. Uno de los puntos clave para Stanton a la hora de crear la historia de “WALL•E” fue la idea de utilizar las imágenes musicales y las canciones de la versión cinematográfica de 1969 de “Hello Dolly” para ayudarle a perfilar la personalidad de WALL•E. De hecho, que WALL•E vea una y otra vez una vieja cinta de esa película (la única que tiene) es lo que le ha llevado a abrigar esos sentimientos románticos.



Stanton explica: “He buscado los elementos musicales adecuados para la película, y dar con 'Hello Dolly' fue lo mejor que me pudo pasar. La canción 'Put on Your Sunday Clothes' con su prólogo 'Out There', parecía encajar perfectamente con los temas que aborda la película, y al mismo tiempo, no era el tipo de música que esperas encontrar en una película como la nuestra. En realidad es una canción muy sencilla, y en ‘Hello Dolly’ la cantan dos tipos que no saben de qué va la vida. Quieren ir a la gran ciudad y ´no volverán a casa hasta que hayan besado a una chica’. Es una canción muy sencilla y alegre y encajaba a la perfección con la película. Cuando encontré la canción ‘It Only Takes a Moment’ estoy seguro de que fue obra de Dios. La canción se convirtió en una gran herramienta para mostrar que WALL•E quiere saber lo que es el amor”.

El productor Morris comenta: “Lo único que quiere WALL•E durante toda la película es coger la mano a alguien, porque es lo que ha aprendido viendo ‘Hello Dolly’. En la película, es la forma de mostrar afecto hacia los demás”.



Stanton añade: “Me di cuenta de que era genial. En ese momento musical de la película aparecían dos personas cogidas de la mano y supe que teníamos que hacer lo mismo”, afirma. “Siempre he creído fervientemente que la animación nos puede contar tantas historias de formas tan diferentes como cualquier otro género, pero pocas veces se ha intentado dar un sesgo más atrevido a la animación”, concluye Stanton.. “Me sentí muy orgulloso de participar en el origen y la creación de ‘Toy Story’, porque me parecía que el tono de la película, y la forma en que estaba contada rompía con muchas prejuicios. Y creo que podemos seguir superando esos límites. Incluso antes de saber que esta película se iba a llamar ‘WALL•E’, sabía que podíamos seguir rebasando esos límites. Estoy muy orgulloso de la oportunidad que he tenido. La película ha cumplido todas mis expectativas".



La coproductora Lindsey Collins observa: “Las películas de Andrew tienen una increíble carga emocional que son los cimientos sobre los que se basan los momentos de acción de las aventuras. Escribe historias muy sencillas y con las que es fácil identificarse. Aunque la película tiene gran envergadura en cuanto al concepto y la escala, como escritor, es algo muy personal. Le gusta escribir sobre pequeños personajes cuya trayectoria o cuyas luchas tienen un gran impacto. En ‘Finding Nemo’ (Buscando a Nemo), Marlin emprendía un viaje, y por azar, Dory tuvo un enorme impacto en él. Y eso fue lo que le hizo cambiar.

“De forma similar, WALL•E acaba siendo un héroe por azar. Tiene la habilidad de impactar a la humanidad, y lo más paradójico es que es lo más parecido a un ser humano que queda sobre la Tierra. En realidad, este pequeño robot enseña a la humanidad cómo volver a ser humana. Creo que esa paradoja junto con la sinceridad de los sentimientos van a calar muy hondo en el público”.

Fuente: Walt Disney Studios

No hay comentarios: