AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

jueves, 20 de febrero de 2014

Biografía de Walt Disney 2: Kansas City

Cuando la familia Disney se instaló en Kansas City, Elias compró una ruta de repartidores de periódicos y sus empleados eran Walt y Roy a los que educó para que fueran personas perfeccionistas. Walt Se levantaba a las 3:30 a.m. y su padre le pedía que depositara cada periódico detrás de cada contrapuerta de cada casa (las contrapuertas son típicas en las casas de EEUU, son una doble puerta exterior que sirve para proteger del viento). No permitía que dejasen los periódicos fuera como otros repartidores. En invierno, Walt y Roy se veían obligados a trepar por las congeladas escaleras de algunas casas cargando con grandes sacos llenos de kilos de periódicos, lo que más de una vez hizo llorar a Walt. Como resultado, el mayor esfuerzo que Walt podía hacer en el colegio era intentar mantenerse despierto. Sin embargo, ocasionalmente sorpendía a sus profesores: En quinto grado se vistió de Lincoln y recitó de memoria uno de sus discursos. Le encantaba el teatro y estudió las películas de Charlie Chaplin para obtener inspiración. Él y su amigo Walt Pfeiffer, participaban en pequeños concursos teatrales por la noche. Su talento artístico también le sirvió para dibujar sus propias versiones de una popular tira cómica llamada "Maggie and Jiggs".


Elias era frecuentemente descrito como un desafortunado en el trabajo que saltaba de un empleo a otro, sin embargo, la ruta de periódicos tuvo mucho éxito, por lo que empezó a invertir dinero en una fábrica de gelatina en Chicago, la empresa se llamaba O'Zell, la cual planeaba en aquella época producir una nueva bebida carbonatada en botella. Elías estaba convencido de que ese tipo de bebidas tenían un gran futuro, por lo que vendió la empresa de repartidores y aumentó su inversión en 16.000 dólares más, convirtiéndose así en el director de los trabajos de construcción y mantenimiento de la empresa. La nueva situación económica familiar requirió mudarse a Chicago. Desafortunadamente los ejecutivos de la empresa no eran gente muy honesta y esto provocó la quiebra de O'Zell. Los amigos de Walt también también se mudaron a chicago, pero Walt decidió quedarse en Kansas todo el verano, viviendo en la casa familiar con Roy y su hermano mayor, Herbert, quien por entonces ya estaba casado y tenía una hija de dos años llamada Dorothy.

Caricatura de Elias Disney frente a la fábria de O'Zell


Roy decidió que sería educativo para Walt tener un trabajo de verano vendiendo periódicos, caramelos, fruta y soda en el Ferrocarril de Santa Fe. A Walt le encantaba el uniforme, los trenes, los caramelos y la oportunidad de ver el país. Prestó escasa atención al negocio y acabó perdiendo dinero. Sin embargo no le importó, porque nunca hacía nada por dinero. Al final del verano se reunió con su familia en Chicago y entró en la escuela superior McKinley, aunque su deseo era viajar a los campos de batalla de Europa. Walt quería participar en la que se decía que sería "la guerra que acabaría con todas las guerras". Mientras tanto asistió a clases en el Instituto de Arte de Chicago, trabajó en O'Zell y dibujaba caricaturas patrióticas para el periódico escolar. Cuando llegaron las vacaciones de verano se puso a trabajar en la oficina de correos de la que escapó por los pelos cuando el edificio fue bombardeado.

Uno de los dibujos de Walt para el periódico escolar


En el verano de 1918 Walt tenía 16 años, así que mintió sobre su edad para entrar en el Cuerpo de Ambulancias Militares de la Cruz Roja, donde exigían una edad mínima de 17 años. Se alistó y empezó su entrenamiento, aunque estuvo a punto de perder esa oportunidad, pues le alcanzó la epidemia de gripe que mató a 20 millones de personas en todo el mundo.

Walt con otros miembros de la Cruz Roja en Francia


Al finalizar la guerra Walt fue el último de los 50 seleccionados para continuar en el cuerpo de la Cruz Roja, así llegó a Francia para ser conductor de ambulancias. En llevó a oficiales, jugó al poker, escribió cartas y empezó a fumar. En contra de lo que muchos piensan, nadie le expulsó del ejército, ya que nunca estuvo en ninguno. Ahorró dinero junto a otro compañero pintando cascos con colores de camuflaje, golpeándolos para que parecieran usados en combate y vendiéndolos a los americanos que buscaban souvenirs de guerra.

No hay comentarios: