AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

lunes, 7 de marzo de 2016

Zootrópolis: Una Gran Idea

Los realizadores quitan hierro a un tema complejo con grandes dosis de autenticidad, diversión y aventura


La investigación es la base de todas las películas de Walt Disney Animation Studios, algo que para el productor ejecutivo John Lasseter es imprescindible si se quiere crear una gran historia. Así que cuando los realizadores de "Zootrópolis" decidieron crear un mundo totalmente animal, se volvieron locos cuando llegó la hora de documentarse e investigar. Además de su viaje a África, los miembros del equipo estuvieron en el parque Disney's Animal Kingdom de Walt Disney World y en el Wild Animal Park de San Diego; entrevistaron a varios especialistas y visitaron el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles. “El trabajo de investigación sobre animales duró 18 meses”, dice el director Byron Howard. “Estudiamos cómo interactúan en libertad, cómo socializan y cómo se estructuran sus comunidades individuales en el entorno natural.

“Averiguamos que la mayoría de los animales, -el 90%- son presas”, continúa diciendo Howard. “Sólo el 10% son depredadores. Siempre habíamos pensado que los depredadores dominaban el mundo animal pero en realidad conforman una minoría. Hablamos con antropólogos y sociólogos y estudiamos la historia de la humanidad en la que siempre surgen conflictos cuando hay una mayoría y una minoría. Vimos que los animales de todo tipo tienden a quedarse con los que se parecen a ellos; buscan refugio y protección en sus grupos individuales y suelen evitar a los animales que son diferentes”.


De esta forma la investigación llevó a los realizadores a una historia en la que hay estereotipos y prejuicios. “Nuestro propósito era hacer una película de animales divertida”, dice Howard. “Pero a medida que investigábamos más, comprendimos que era una ocasión para hablar sobre algo importante sin menoscabo de que fuera una película muy divertida”.

Según Josie Trinidad, la jefa de historia, al principio los realizadores se fijaron en el binomio presa-depredador y cómo afectaría a una comunidad como Zootrópolis. “Después nos adentramos en los estereotipos animales: los elefantes no olvidan nunca, los conejos son tímidos, los zorros son astutos... Todos tienen un estereotipo contra el que luchan. Y eso es algo que el público comprende perfectamente”.

Los realizadores querían que la historia estuviera perfectamente equilibrada. “Trabajamos intensamente para encontrar ese punto medio perfecto”, dice el director Rich Moore. “Desde el principio, el objetivo era contar una historia que fuera muy entretenida, que transmitiera emoción y que tuviera un mensaje”. 

Jim Reardon, jefe de historia, dice que los realizadores tuvieron mucho cuidado en presentar los temas serios adecuadamente. ¿Cuál fue su enfoque? “No des lecciones, no lo cuentes. Enséñalo”, dice Reardon. “Utilizamos lo que sabe el público sobre ciertos animales y la relación que hay entre ellos -el conejo y el zorro, el león y la oveja-, y les dimos la vuelta. Fue la idea fundamental de la película: coger lo que el público 'conoce' sobre el mundo animal y utilizarlo como un foro para examinar los estereotipos”.

"Hablamos con un fantástico experto en prejuicios, el Dr. Shakti Butler", añade el productor Clark Spencer, "que nos dijo que es difícil tener prejuicios contra alguien cuando se llega a conocerlo. Esa idea tan esencial encajaba maravillosamente bien con nuestra historia sobre un conejo y un zorro, enemigos naturales, que comprenden que sus prejuicios son totalmente infundados cuando se ven obligados a trabajar en equipo".


UN GRAN PASO
Judy Hopps quiso ser policía desde que era una joven conejita. Pero está claro que no lo tiene fácil porque ningún conejo ha entrado jamás en el Departamento de Policía de Zootrópolis. De hecho nadie se ha atrevido a intentarlo. Los polis de Zootrópolis son animales enormes como rinocerontes, elefantes e hipopótamos. Pero eso no va a parar a Judy. “Tiene un gran sentido de la justicia”, dice Moore. “Se pone del lado del más débil y  no lo gustan los fanfarrones. Se toma muy en serio el eslogan de la gran ciudad: En Zootrópolis cualquiera puede ser lo que quiera”.

Pero no lo va a tener fácil. Judy no tiene físico de policía o eso es lo que todo el mundo cree. Pero cuando comprende que tiene ciertas habilidades especiales que le permitirán triunfar, se centra al cien por cien en su formación y se gradúa primera de su clase. “Es muy dura y no acepta un 'no' por respuesta”, dice el coguionista Phil Johnston. “Si se le mete algo en la cabeza, no ceja hasta conseguirlo”.

“El Alcalde Lionheart reconoce sus excelentes resultados", dice Howard, “y le ofrece una plaza de cadete: Comisaría 1, Zootrópolis Central, que es la comisaría más importante y más complicada de la ciudad”.

Pero el Jefe Bogo, el superior de Judy, es un búfalo africano muy bruto al que no le impresionan sus notas de la academia. Y no quiere un conejito en su comisaría. Así que en vez de darle casos interesantes, Bogo la envía a poner multas de aparcamiento. “No está nada contenta”, dice Trinidad. “Pero decide plantar cara, trabajar dura y demostrar que un conejo puede ser un buen policía”.


El primer día, Judy pone 200 multas antes del mediodía. Pero cuando empieza a sentirse satisfecha consigo misma, se topa con Nick Wilde, un zorro con malas pintas. Los padres de Judy siempre le habían dicho que los zorros son astutos y no hay que fiarse de ellos y está claro que Nick se ajusta al estereotipo. “Ha vivido siempre en la ciudad”, dice Moore. “Nick cree que si todo el mundo asume que es un estafador, él va a ser el mejor estafador del mundo. Y para Nick, Judy no es más que un conejo de pueblo. No le importa decirle que su sueño de ser una policía de verdad nunca se hará realidad”.

Pero a Judy le llega su gran oportunidad cuando el Jefe Bogo se ve obligado a darle un caso. “Han desaparecido algunos mamíferos”, dice Jared Bush, codirector/coguionista. “Uno de ellos es el Sr. Otterton, y su mujer, la Sra. Otterton está desesperada por encontrarle. Pero como hay más mamíferos desaparecidos, el Jefe Bogo no le está prestando la atención que merece. Así que Judy se ofrece voluntaria para ayudar”.

En contra de su voluntad, Bogo decide permitir que Hopps trabaje en el caso, pero le da un ultimátum: dispone de 48 horas para resolver el caso o tendrá que renunciar a ser policía. De hecho el Jefe Bogo espera que presente su dimisión. Judy acepta el reto y se mete de lleno en el caso. Está deseando hacerlo bien... hasta que descubre la primera pista. “En algún momento antes de su desaparición, el Sr. Otterton había contactado con Nick Wilde”, dice Bush. “Esa es su única pista y se ve obligada a engañar al estafador Nick para que le ayude. Así comienza esta loca aventura de dos personalidades totalmente opuestas que intentan trabajar juntas”.

No hay comentarios: