AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Dumbo: Volando hacia nuevas alturas

"En la inspiración de mente y espíritu que hay en la realización de las películas de Disney hay una cosa clara y esencial", Pensaba Walt Disney. "Fallar al hacer clara la la naturaleza de lo que se produce es una de las causas de monotonía y un error del que aprender." Tras el brillante éxito de Blanca Nieves y los Siete Enanitos en 1937, y los triunfos artísticos de Pinocho y Fantasía en 1940 (ésta última recibida con dificultades), Walt habia aprendido algo. Y mientras un número de artistas se dedicaron a Bambi (1942), otra incursión artística, Walt se aventuró en un tipo diferente de película. Era un largometraje no tan grandioso como sus precedentes, pero quizá uno de los más efectivos y con más impacto emocional. Esta película fue Dumbo (1941).


Creada en un tiempo en el que una combinación de factores pusieron severo ímites en la habilidad de Walt para poner recursos en sus nuevas películas, Dumbo fue la primera de una nueva forma de hacer películas de animación, hecha con eficiencia y efectividad bajo los más estrictos parámetros, Bero Walt no iba a hacer las cosas a medias, fueran cuales fuesen las restricciones. Como comenta el historiador J.B. Kaufman, "La grandeza artística no depende de la extravagancia de la superficie."

Así que fue volver a lo básico. Una sólida y simple historia que llegó a los estudios como pocas lo habían hecho. Donde fábulas clásicas y exitosas historias se forjaban, Dumbo llegó a Disney en la urgencia de la productora en forma de juguete. Una especie de libro desmontable, en el que se podían ir viendo imágenes que contaban la historia. El interés de Walt debió ser captado de forma especial por este juguete; Adquirió los derechos de la historia. Helen Aberson y Harold Pearl lo editaron después como un libro. Walt pidió a sus creadores de historias, Joe Grant y Dick Huemer, que exploraran el cuento. No era complicada, sino bellamente simple y llena de oportunidades de expansión. Cuando Grant y Huemer se pusieron en ello, encontraron potencial para un largometraje muy atractivo. Lo que era una encantadora y pequeña historia, se convirtió en una obra maestra de altos vuelos en la pantalla.


"Desde la primera vez que vi esta pelívula, una de las cosas que me impresionó es que no hay ni un sólo fotograma malgastado en ninguna parte", dice Kaufman. "Es una máquina perfectamente construída donde todos los detalles encajan perfectamente." En realidad, Dumbo es un gran trabajo cinematográfico, con sofisticada cinematografía y técnicas de edición que aún son estudiadas hoy en día. Cada decisión de Walt es para servir a la historia, el clásico cuento del desamparado, donde el inocente Dumbo supera distintas adversidades y aprende a volar. Es una historia que toca el corazón, amenudo provocando las lágrimas del espectador. El ritmo "hace que la resolución sea mucho más dulce", como dice Kaufman. Los buenos cuentacuentos se ganan los momentos felices, y Walt lo hizo con un esfuerzo sublime.

Con secuencias tan diversas como el emocionante viaje de Casey Jr., el tren del circo hacia su destino, el emocional encuentro de Dumbo con su madre al son de "Hijo Mío", o las surrealistas visiones del elefantito en "Elefantes Rosas", la película combina bella imaginería, atractivas caracterizaciones y deliciosa música. Fusionando el valiente espíritu artístico de las anteriores películas de Walt Disney con maestría más concisa como la de las viejas Sinfonías Tontas, Dumbo está perfectamente ensamblada. Cada secuencia se construye y tiene su transición en la siguiente, como cuando los elefantes rosados se transforman maravillosamente en nubes sobre un dulce amanecer.

Una secuencia que muchas veces pasa por alto está al principio de la película. Cuando el circo llega a una nueva ciudad en una noche de lluvia y tormenta, un grupo de peones levantan la gran carpa del circo con la ayuda de los elefantes. Poderosa y efectiva, la secuencia consume al espectador con un espectacular montaje de planos y estruendosa música. Como dice Kaufman, "Esa secuencia está inundada de efectos de animación. Está la lluvia que cae, los elefantes y los peones acarreando cosas a través del barro, las linternas, los postes de la carpa y la propia carpa. Es una espléndida escena oscura en medio de otras con una apariencia más luminosa. Ese es un sagaz movimiento." Walt y su equipo estaban tan preparados en su arte como para dar ese golpe crucial en el ritmo de la película. Es una escena llena de emoción con un toque de sentimiento mientras Dumbo ayuda a su madre en el montaje de una gran estaca en el suelo con su pequeño martillo.


Estrenada el 23 de Octubre de 1941, Dumbo llegó en medio de lo que Walt describió como "El momento más duro de mi vida." Con crecientes presiones por la Segunda Guerra Mundial en el mercado cinematográfico europeo, los Walt Disney Studios pasaron por dificultades económicas. Los cambios sindicales en Hollywood llevaron a una huelga que cambió la cultura de los estudios. Walt mismo trabajaba sin descanso para ajustarse a todos estos cambios y giros del destino. Y cuando el ataque a Pearl Herbor finalmente lanzó a los EEUU al gran conflicto, también se enfrentó a un gran desafío.

La Resiliencia de Dumbo refleja la resiliencia de Walt. Como describe Kaufman, "Hizo el inesperado truco de convertir algo malo en algo bueno." Walt estaba preparado para cualquier reto. Si había nuevas restricciones económicas, hacía una película nueva bajo nuevos parámetros, quizá no tan elaborada como Pinocho ni tan ambiciosa como Fantasia, pero igual de gloriosa como experiencia para el público. Cuando el éxito del futuro parecía incierto, Walt, como otros personajes de Dumbo, aprendieron a volar. Como el Ratón Timoteo le dice al elefantito: "Las orejas que te rebajaban ahora te van a elevar alto, ¡Muy alto, Muy alto!".

No hay comentarios: