AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Así se hizo Cuento de Navidad, de Robert Zemeckis



Cuento de NavidadEs muy difícil no disfrutar de este Cuento de Navidad realizado por Robert Zemeckis. Emocionante, sensible y espectacular, este largometraje puede considerarse la versión definitiva de la obra original de Dickens.

Sin duda, Charles Dickens fue autor de novelas de una admirable exactitud, conmovedoras, divertidas y muy bien resueltas. Dicen que los pioneros del cine –entre ellos, Griffith– imitaron su estilo narrativo a la hora de idear sus primeros guiones. No es raro, pues, que muchas de las obras del famoso escritor inglés hayan sido llevadas a la pantalla una vez tras otra.

Entre las piezas que mayor atención han recibido por parte del cine, la novela breve Cuento de Navidad: villancico en prosa o cuento navideño de espectros (A Christmas Carol, 1843) es una de las que ha tenido mejor fortuna. 

Desde su primera adaptación, Scrooge; or Marley's Ghost (1901), hasta ahora, hemos podido admirar producciones tan redondas como Scrooge (1935), Un cuento de Navidad (A Christmas Carol, 1951) y la memorable Muchas gracias, Mr. Scrooge (Scrooge, 1970), aquel musical de Ronal Neame con Albert Finney y Alec Guinness en los principales papeles.

En la moderna versión de Zemeckis, la espectacularidad técnica y la calidad literaria se mezclan a través de una estética elegante, poco habitual en producciones de esta naturaleza, que suelen acentuar los efectismos del último software digital.

Que la película lleva al límite las posibilidades de las 3D, es indudable. Pero incluso aquellos que no tengan una predilección por este formato, pueden dejarse llevar un relato clásico, en el que los más pequeños gozarán de sentimientos como el romanticismo, el miedo sobrenatural y una cierta melancolía, sumados a ese exultante happy end que es tan propio de Dickens.

Da la impresión de que Zemeckis ha captado el espíritu dickensiano en los mismos términos con que lo definió otro escritor, Chesterton. Y es que, a juicio de este último, Dickens fue más un mitólogo que un novelista. Un creador optimista, cuya meta fue retratar a sus personajes en una especie de vacío feliz. O dicho de otro modo, en un perpetuo verano.

El cuidado puesto en la dirección artística merece un párrafo aparte. Las grandes referencias estéticas del libro pasan por sus dos ilustradores más conocidos, John Leech, que participó en la primera edición, y Arthur Rackham, que intervino en la de 1915.


Aunque personalmente prefiero a Rackham, comprendo que Zemeckis haya optado por fijar su mirada en las ilustraciones de Leech, y no hay duda de que le saca un notable partido a esa inspiración, sobre todo en el aspecto que luce el espíritu de la Navidad presente.

Con un buen guión guardándole las espaldas, el realizador procura evitar todo aquello que pueda resultar artificioso o acartonado. Aprovecha el dinamismo del formato y le añade tensión a cada plano, agilizando en todo momento la puesta en escena. 

Cuento de Navidad tiene una primera hora que sigues sin pestañear, no sólo por el virtuosismo técnico, sino por el buen hacer de un reparto en el que brillan Jim Carrey, Gary Oldman, Colin Firth y Bob Hoskins.

Por lo demás, el tramo final, con su progresivo cambio de registro en el personaje de Scrooge, emociona donde debe, sin necesidad de trampas ni gestos excesivos.


El texto de Dickens, coloreado con las ilusiones de la Navidad, era leído a los postres por las familias inglesas del XIX. Ha pasado más de un siglo, pero el hechizo especial que acuñó aquel libro no ha perdido su efecto. 

Así lo demuestra esta excelente adaptación, llena de buenos momentos, mucha ternura y algo de terror. Una película con el sabor del cine de ayer, pero filmada con recursos técnicos que a más de uno le parecerán prodigiosos.

Sinopsis

Ebenezer Scrooge (Jim Carrey) comienza las navidades haciendo uso de su habitual mezquindad, gritando a su fiel empleado (Gary Oldman) y a su sobrino (Colin Firth).

Pero esa misma noche los fantasmas de las Navidades Pasadas, Presentes y Futuras se presentan en su habitación para llevarle a un viaje en el que tendrá que enfrentarse a una realidad que no quiere ver. 


Entonces, el viejo Scrooge tendrá que abrir su corazón e intentar arreglar todo el mal que ha hecho antes de que sea demasiado tarde.

El Fantasma de las Navidades Pasadas (Jim Carrey) aparece en la forma de una llama parpadeante. El Fantasma acompaña al avaro Scrooge en un viaje de retorno al pasado, revisitando momentos de su vida. 

Se ve cuando era joven, como aprendiz de Fezziwig (Bob Hoskins), como un joven alegre que conversa con su compañero de trabajo Dick Wilkins (Cary Elwes), y como un hombre enamorado y comprometido con Belle (Robrin Wright Penn). 

Estos recuerdos producen un enorme efecto en Scrooge. 


El Fantasma de las Navidades del Presente (Carrey), un divertido gigante engalanado con enormes togas, llega para mostrar a Scrooge cómo es su verdadera vida en el presente. 

Scrooge va a la casa de Cratchit y ve la precaria situación de su empleado, incluyendo la grave enfermedad que padece su hijo, el joven Tiny Tim (Gary Oldman). El Fantasma también permite a Scrooge observar la fiesta de Navidad de su sobrino, donde son testigos de un juego de adivinanzas en el que la deprimente vida de Scrooge es la frase clave. 

Después, y puede que el más inquietante, llega el Fantasma de las Navidades Futuras (Carrey), un monstruo que transporta a Scrooge al futuro mientras la pareja indaga la reciente muerte de un hombre sin nombre. 

Los hombres de negocios hablan sobre las riquezas del hombre, mientras el Viejo Joe (Hoskins) y la Sra. Dilber (Fionnula Flannagan) se reparten su ropa de cama y sus cortinas. Scrooge pregunta cuál es la identidad del hombre y se queda de piedra la ver su nombre gravado en la tumba. ¡Si tuviera otra oportunidad!


Cómo se hizo

A Christmas Carol (Cuento de Navidad) está considerado uno de los cuentos navideños más bellos de la literatura y que disfrutan millones de personas todas las Navidades. Charles Dickens lo publicó por primera vez en 1843. 

El relato fue un éxito inmediato y duradero y se convirtió en una tradición navideña para muchas generaciones. Fue la primera historia de viajes y puede que uno de los cuentos de fantasmas más populares de la literatura. 

Pero en su esencia, la historia habla de redención. “A todo el mundo le gusta una buena historia transformadora”, dice Jim Carrey. “Alguien que ve la luz, que encuentra por fin lo que es verdaderamente importante en la vida. y esta es una de las más grandes jamás escritas”. 

Por supuesto, son los fantasmas los que propician el cambio del mezquino Scrooge.


Pero para los realizadores ninguna película había logrado recrear la historia tal y como la concibió Dickens. “Es como si Charles Dickens hubiera escrito el relato "Cuento de Navidad" para que fuera una película,. Es increíblemente visual y cinematográfico", señala Zemeckis. “Es la historia de viajes a través del tiempo más grandiosa jamás escrita; y yo deseaba hacer una película que lograra recrear el relato tal y como lo concibió originalmente el escritor". 

“Disney's A Christmas Carol (Cuento de Navidad) es un cuento clásico dotado de una belleza visual increíblemente impactante", añade el productor Steve Starkey. “Lo tiene todo”.

La técnica denominada 'captura de movimiento' (conocida en inglés como motion capture) permite almacenar digitalmente las interpretaciones de los actores y utilizar esa información para animar modelos digitales de personajes en animación 3D. Las tecnologías permitieron a los realizadores ofrecer un mundo absolutamente dickensiano, que carece de limitaciones artísticas y que traslada al espectador a un tiempo y lugar que no estaban disponibles antes.

"Como realizador, la tecnología es liberadora", apunta Zemeckis. "Me permite separar los aspectos cinematográficos de la realización, que es algo que todos los realizadores intentan controlar, y concentrarme en la magia de las interpretaciones de mi reparto.


Es la combinación perfecta que integra esos maravillosos accidentes que ocurren cuando un actor está interpretando, y permite incorporar después el lenguaje cinematográfico a la película”.

Starkey añade: "Los personajes del relato superan la vida real; los fantasmas y hasta el mismo Scrooge evolucionan con el tiempo. Con este nuevo formato podemos realizar cosas que antes eran impensables".

Según Zemeckis, “Disney's A Christmas Carol (Cuento de Navidad) es la película perfecta para mostrar lo lejos que ha legado la tecnología denominada captura de movimiento y cómo permite a los realizadores innovar, pero sin dejar de mostrar los puntos fuertes de los actores. Para los actores es un proceso fascinante sin vestuario, sin maquillaje físico y con platós muy pequeños.

Carrey y el resto del reparto trabajaron intensamente con ellos para meterse en la piel de los personajes. "Mucha gente cree que estas películas son sólo voces superpuestas", dice Carrey. Y añade: "Pero son verdaderas interpretaciones de actores de verdad".


Es cierto que la tecnología brindó a los realizadores una enorme libertad para crear escenarios y personajes que no se han visto nunca en la gran pantalla, pero lo importante sigue siendo la historia, tal y como señala Zemeckis. “Coges al hombre más mezquino de este mundo y le demuestras que su comportamiento es erróneo. Nosotros nos incorporamos a ese maravilloso viaje”.

Incluso cuando Robert Zemeckis estaba escribiendo el guión, sólo tenía un actor en mente para interpretar el papel de Scrooge: Jim Carrey. 

“Jim no es sólo un actor magnífico, también es un camaleón", afirma Starkey. “Utiliza su cuerpo como ningún otro actor. Es increíblemente versátil. No puedo imaginar la película sin él”.

Ni tampoco pudo el director. Zemeckis no dudó nunca de que el talento de Carrey, un actor imaginativo y amante de los riesgos, sería la quintaesencia de Scrooge. “Cuando hice mi primera película de captura de movimiento y me di cuenta del potencial que tenía, pensé inmediatamente en el actor que concuerda perfectamente con esta técnica: Jim Carrey", dice el director. Y añade: "Su cara es tan increíblemente expresiva, y es tan bueno creando personajes, algo que le da capacidad para cambiar totalmente su físico. Esta interpretación es un compendio de todos sus talentos como cómico y como actor”.


El productor Rapke está de acuerdo: "Hay un lugar al que él es capaz de ir y que no podrías imaginar que fuera posible ni en un millón de años. Tiene una versatilidad física ilimitada y extraordinaria. Es increíble ver como se transforma en Scrooge. Se entrega sin reservas, yendo hasta el final de todas las transformaciones de sus personajes. Y ofrece un montón de alternativas y todas son valiosas. Es una riqueza descomunal”.

“Scrooge”, dice Carrey, “no es una persona a la que realmente le guste su vida. Y por eso quiere vivirla solo. Pero no es un eremita en una montaña, un tipo espiritual. Es un hombre que quiere que su jaula sea lo más cómoda posible porque si sale fuera corre el riesgo de que lo vea la gente. Corre el riesgo de que la gente sepa que está arruinado y amargado”.

Pero Carrey cree que Scrooge no sólo es un avaro. “Nadie es sólo una cosa. Hay mucho más en todos nosotros. Generalmente, en el fondo de todo, hay bondad". 

Carrey no sólo interpreta al viejo y miserable Scrooge, sino que aprovechando las ventajas que brinda la tecnología de la película, Carrey también es Scrooge a todas las edades: desde un niño de 7 años, solo y sin amigos, sentado silenciosamente en la escuela, hasta el anciano, vencido y débil. La tecnología captura todo el talento interpretativo de Carrey ya que el actor recrea la evolución de su personaje durante toda una vida. "Es un hombre amargado", dice Carrey. •Un hombre que no tiene a nadie que le quiera".


Carrey también interpreta a los Fantasmas de las Navidades Pasadas, Presentes y Futuras. Zemeckis afirma: “Todos los fantasmas son una prolongación de Scrooge, así que es lógico que tengan algo de Scrooge dentro de ellos. Por esa razón era perfecto que Jim interpretara todos los papeles".

Zemeckis pidió a muchos de los actores que interpretaran más de un personaje. Gary Oldman interpreta al sumiso pero optimista Bob Cratchit, así como a su hijo enfermo, el joven Tiny Tim, y al fantasma de Marley.

“Contratamos a un gran actor que es también un maestro del disfraz", dice Zemeckis.

“Gary Oldman es uno de los actores más brillantes del panorama actual y es un verdadero privilegio que haga todos estos personajes con personalidades diferentes y experiencias, es un espectáculo inenarrable", añade Rapke.


El británico Colin Firth tiene una formación de actor clásico y es uno de los pocos actores que sólo interpreta un papel que sin embargo es una figura central de la película. Firth interpreta al siempre optimista Fred, cuya buena disposición ante la vida y su actitud optimista contrastan con el carácter gruñón de su tío Scrooge. 

“Fred es en pocas palabras lo opuesto de Scrooge", explica Firth. “Es la otra cara de la moneda. Mientras que Scrooge es el pesimista por antonomasia, Fred es el optimista por antonomasia. Creo que Fred ve la vida de forma muy simple '¿Por qué no podemos ser amigos?' No es complicado. Te invito a cenar. ¿O por qué no te pasas por casa a cenar?' Creo que simboliza el espíritu navideño. No desea mal a nadie”.

“Colin Firth es un actor espectacular”, dice Starkey. “Es el gentleman inglés por antonomasia”.

Robin Wright Penn, que apareció en Beowulf, la anterior película de Zemeckis realizada con esta misma técnica, así como en "Forrest Gump", el aclamado éxito del director, interpreta a Belle, la bellísima joven a la que Scrooge decide dejar, dando la espalda a una vida de amor y felicidad. Penn también es Fan, la hermana pequeña de Scrooge, por la que Scrooge siente gran afecto y de cuya muerte nunca se recupera totalmente.


“Robin forma parte de nuestra compañía de repertorio”, dice Rapke. “Siempre pensamos primero en ella para todos los personajes femeninos. Tiene un enorme talento y forma parte de nuestra familia creativa. 

“Como Belle, es parte de la vida anterior del viejo Scrooge", añade Rapke. “Es el amor de su vida. Representa lo que podría haber sido y es la mayor fuente de infelicidad de Scrooge. Su vida hubiera sido totalmente diferente con ella. Y para Fan, necesitábamos recrear esa forma de maravillosa inocencia, esa visión algo ingenua de la vida. Y así es Robin". 

Los realizadores pidieron a uno de los actores más galardonados de Inglaterra, Bob Hoskins, que se incorporara al reparto. Hoskins abandonó el colegio a los 15 años para convertirse en actor. 

El éxito le llegó en 1987 con su papel, premiado con un Oscar de la Academia en “Mona Lisa”. Después, siguió cautivando al público en películas como “Nixon”, “Maid in Manhattan” (Sucedió en Manhattan) y “Mrs. Henderson Presents” (Mrs. Henderson presenta).


“Hay una historia asombrosa entre Bob Zemeckis y Bob Hoskins cuyo origen está en ‘Who Framed Roger Rabbit?’ (¿Quién engañó a Roger Rabbit?)”, dice Rapke. “Bob dijo: 'El único actor al que veo haciendo de Fezziwig es Bob Hoskins. Puede bailar y tiene un rostro muy interesante. Y Bob debería interpretar también al Viejo Joe. Estaría fabuloso en ambos papeles". 

A pesar de que hacía 20 años que el actor no trabajaba con Zemeckis, Hoskins estaba encantado de volver a trabajar con el director. “Mi principal motivo para hacer esta película era volver a trabajar con Robert Zemeckis”, afirma Hoskins.

“Bob es el Einstein del cine. Su imaginación siempre vale la pena. Es extraordinaria. Siento verdadera debilidad por Zemeckis—está como una cabra, pero le adoro", dice riendo Hoskins. 

Junto a Hoskins y en el papel de la Sra. Dilber encontramos a Fionnula Flanagan, una actriz irlandesa que se formó en el Abbey Theatre. En el teatro y en el cine, Flanagan ha aparecido en películas como “Divine Secrets of the Ya Ya Sisterhood”, “Transamerica” y “Waking Ned Divine”. Los realizadores querían que Flanagan interpretara a la limpiadora, una pobre mujer que aprovecha la desaparición de su señor para robar sus pertenencias y regatear con ellas con el Viejo Joe. 

Cary Elwes se incorpora al reparto e interpreta a una miríada de personajes con un amplio y variado registro: el violinista loco que toca en la fiesta de Fezziwig; Dick Wilkins, el compañero de cuarto de Scrooge hace muchos años; y un hombre de negocios al que rehuye Scrooge cuando éste le solicita limosna para los pobres. 


“Cary interpreta múltiples personajes y tiene la suficiente versatilidad para que todos resulten diferentes", afirma Starkey. 

Elwes tiene una conexión única con la historia. El actor está relacionado con el hombre que se cree que fue en quien se inspiró Dickens para crear a Scrooge. “John Megid Elwes es un antepasado mío que era conocido por su avaricia”, dice Elwes. “Era un político que cambió su nombre de Megid a Elwes para ganarse el favor de su tío, Sir Harvey Elwes, que iba a morir sin herederos y que tenía muchísimo dinero. Y funcionó. Logró hacerse con todas las propiedades y rentas de Harvey Elwes y se convirtió en uno de los avaros más famosos de Inglaterra. Se le conocía porque nunca se cambiaba de ropa”.

Completan el reparto Leslie Manville como la Sra. Cratchit, Leslie Zemeckis como la esposa de Fred, y Paul Blackthorne como el marido de Belle. Se contrataron seis jóvenes actores de 7 a 17 años, para interpretar docenas de papeles incluyendo a los niños Cratchit, a los hijos de Belle, a los golfillos callejeros y a los que cantan villancicos. 

Entre ellos están Sage Ryan, Sammi Hanratty, Molly Quinn, Daryl Sabara y los hermanos Ryan y Raymond Ochoa. 

Copyright de imágenes, sinopsis y Cómo se hizo © 2009 Walt Disney Pictures e ImageMovers Digital. Cortesía de Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

No hay comentarios: