AVISO

AVISO: Este blog trata sobre cómo se hacen las películas de Disney por lo que puede haber SPOILERS en los artículos cuando se habla con detalle sobre determinados personajes o escenas.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Así se Hizo Monstruos S.A.


Los creadores de Toy Story, ganadores del Premio de la Academia, abren las puertas de un divertido aunque temible y caótico mundo poblado de monstruos y desencadenan auténticas carcajadas con su obra Monsters, Inc. (Monstruos S.A.).

Esta aventura generada por ordenador, repleta de humor e imaginación, es el cuarto largometraje de Disney/Pixar (después de Toy Story, A Bug’s Life y Toy Story 2 y el segundo de la serie de cinco proyectos que los dos estudios han decidido producir en asociación.

Los personajes hablan, en la versión original, con las inconfundibles voces de John Goodman, Billy Crystal, James Coburn, Jennifer Tilly, Steve Buscemi, Mary Gibbs, John Ratzenberger, Bob Peterson, Frank Oz y Bonnie Hunt.

Monstruos S.A. está dirigida por el veterano animador / artista de historia de Pixar Pete Docter, que formó parte del equipo nominado al Premio de la Academia por Toy Story, estrenada en 1995, y de la que también supervisó la animación. Toda la fase de producción ha contado con las valiosas aportaciones creativas del productor ejecutivo John Lasseter (Vicepresidente ejecutivo del departamento de creación de Pixar), que dirigió las dos entregas de Toy Story así como A Bug’s Life (Bichos, una aventura en miniatura), y que recibió un Premio Especial de la Academia por Toy Story además del Premio de la Academia en 1989 por el cortometraje Tin Toy.

El compositor/letrista Randy Newman, ganador de varios Premios Emmy, vuelve a unirse al equipo creativo de Pixar y pone su enorme talento musical al servicio de una banda sonora y unas canciones excepcionales.

El estreno de Monstruos S.A. coincidió con el 15º aniversario de Pixar


Efectivamente, la película cuenta con la versión más avanzada y sofisticada de la tecnología de animación por ordenador, ya que hicieron falta 2,5 millones de rendermarks (la medida de potencia informática) en comparación con los 1,1 millones que se utilizaron en Toy Story 2.

Estos impresionantes y variados progresos técnicos incluyen la fabulosa representación de la piel y los pelos, cuyos colores, densidad, luminosidad y movimientos se confunden completamente con la realidad. Esta representación queda patente en el personaje de Sulley, cuya piel azul con lunares de color violeta incluye cerca de 3 millones de pelos, y en las coletas de la niña Boo. Gracias a otro programa de simulación, la camiseta de Boo se mueve independientemente del cuerpo. Este enfoque constituye el mayor avance para Pixar, en comparación con otros experimentos previos realizados con ropa, que se pudieron observar en el cortometraje Geri’s Game (ganador del Oscar al mejor cortometraje de animación en 1998).

Lasseter afirma: "Pete y su equipo han realizado un trabajo considerable con los personajes y las relaciones que existen entre ellos. No sólo es sumamente divertida, sino que también transmite emociones que llegan a vivir los personajes y que les permiten traspasar la pantalla. Para crear una película entretenida que el público conserve en su memoria, hay que contar una historia interesante, repleta de humor y emociones, y que los personajes trasciendan la propia historia. Además, hay que enmarcarles en un mundo que sea creíble. Al público le encanta ver cosas que nunca ha visto antes, pero al mismo tiempo, tiene que reconocer ciertos aspectos con los que pueda identificarse. Monsters, Inc. (Monstruos S.A.) presenta este doble mundo, inspirado en una ciudad urbana normal, por lo que resulta muy familiar, y que al mismo tiempo se presenta en una forma que el público nunca había visto antes".


Docter recuerda: "Toy Story fue muy divertida y llegó a mucha gente porque se podían identificar con la película. Empecé a pensar en detalles que se remontan a mi infancia. Por ejemplo, de pequeño sabía que existían los monstruos y que se escondían en los armarios por la noche. Mi ropa adquiría forma de tentáculos, garras y ojos. Empezamos a pensar que debía haber alguna razón para que los niños tuvieran miedo a los monstruos y nos pusimos a reflexionar sobre este asunto tan peculiar".

En lo que respecta a la cuarta colaboración entre Disney y Pixar, Thomas Schumacher, presidente de Walt Disney Feature Animation, observa: "Monstruos S.A. significa un nuevo gran éxito para Pixar Animation Studios y para el arte de la animación por ordenador. Disney se siente orgulloso de trabajar con un grupo de profesionales de probado talento. La película es absolutamente fantástica, los personajes son increíbles y las situaciones divertidísimas. Pete Docter, un consumado artista en una gran variedad de campos, ha hecho una acertado salto a la dirección y el resultado refleja su personalidad y su sentido del humor. El público va a disfrutar mucho con la imaginación desenfrenada de esta película, y se acordarán de ella durante mucho tiempo".

La película se desarrolla en Monstruópolis, una ciudad habitada por monstruos de todas las formas y todos los tamaños.

La historia sigue los hilarantes andanzas de James P. Sullivan (conocido como "Sulley") y Mike Wazowski, su mejor amigo y compañero de habitación además de compañero de trabajo. Ambos trabajan en Monsters, Inc., la mayor empresa de miedo del mundo de los monstruos. Sulley es el Mejor Asustador de niños y Mike es su entusiasta Ayudante Asustador. La principal fuente de energía del mundo de los monstruos la componen los gritos de los niños humanos. Monsters, Inc. cuenta con todo un equipo de Asustadores de elite que se encargan de recoger estos valiosos recursos naturales. Pero las cosas no son tan sencillas como parecen, ya que los monstruos creen que los niños humanos son altamente tóxicos y no pueden entrar en contacto directo con ellos. Así que cuando una niña (llamada Boo) sigue accidentalmente a Sulley al mundo de los monstruos, el monstruo ve peligrar su carrera y toda su vida. Con la ayda de Mike, elabora un plan para enmendar su error, pero el trío se ve envuelto en una serie de intrigas y complicaciones que superan todo lo que habían imaginado.


Sinopsis

Monstruos, S.A. es la mayor empresa de miedo del mundo de los monstruos y James P. Sullivan es uno de sus mejores Asustadores. Sullivan es un imponente personaje recubierto de piel azul con lunares de color violeta que luce dos cuernos, y al que sus amigos llaman Sulley. Mike Wazowski, su Ayudante Asustador, además de su mejor amigo y compañero de habitación, es un monstruo verde, testarudo, tuerto y muy divertido.

Asustar a los niños no es un trabajo tan fácil ya que los monstruos creen que son altamente tóxicos y no pueden entrar en contacto con ellos de ninguna manera. El ecléctico reparto también incluye al presidente y consejero delegado de la empresa, un monstruo en forma de cangrejo llamado Henry J. Waternoose, a la recepcionista Celia, una adorable monstrua con cabeza de serpiente, y al sarcástico camaleón llamado Randall Boggs, que quiere arrebatar el título de Mejor Asustador a Sulley.

Boo, una niña muy pequeña, penetra en un mundo donde ningún ser humano se había atrevido a entrar hasta ahora, y siembra el caos tras ella.


Cómo se hizo

Como director, Docter vigiló muy de cerca el desarrollo de la historia de Monstruos S.A. durante los últimos cuatro años, y supervisó el equipo creativo de la película. Para ayudarle, contó con los codirectores Lee Unkrich, que ya participó en esta misma tarea en "Toy Story 2" (Los juguetes vuelven a la carga) y como supervisor de montaje en "Toy Story" y "A Bug’s Life" (Bichos, una aventura en miniatura), y David Silverman, uno de los talentos creativos clave de "The Simpsons" (Los Simpsons).

La película está producida por Darla Anderson, que lleva nueve años en Pixar. Anderson ha producido "A Bug’s Life" (Bichos, una aventura en miniatura), una de las películas más rentables del año 1998, antes de trabajar a tiempo completo en Monstruos S.A..

Andrew Stanton actuó como productor ejecutivo junto a John Lasseter. Stanton ha sido nominado al Oscar® por el guión de "Toy Story" y también por los de "A Bug’s Life" (Bichos, una aventura en miniatura) (que codirigió) y "Toy Story 2" (Los juguetes vuelven a la carga). Stanton es además el autor del guión de Monstruos S.A. en el que trabajó junto a Dan Gerson. La historia original es de Pete Docter, Jill Culton, Jeff Pidgeon y Ralph Eggleston. Bob Peterson ocupó el cargo de responsable de la historia en este proyecto.


Anderson subraya: "Como vicepresidente ejecutivo del departamento creativo de Pixar, John Lasseter siempre tiene un punto de vista interesante y en todo momento, fue una fuente de inspiración para la producción. Es un jefe estupendo, que confió plenamente en Pete y en su equipo, y siempre estuvo presente para ofrecer consejos y realizar aportaciones en el campo creativo. Ha sido muy agradable trabajar con Pete. Es muy flexible y tiene una sensibilidad creativa que haría las delicias de cualquier productor".

Docter añade: "La energía, el dinamismo y el humor de Darla han sido elementos esenciales en la materialización del proyecto. Me encantó trabajar con ella porque se entrega al cien por cien y se guía mucho por la intuición. Muchas veces, parece que tiene un sexto sentido y suele acertar".

El éxito y la vistosidad de Monstruos S.A. proceden de una colorida variedad de monstruos y una encantadora intrusa humana llamada Boo. El versátil actor John Goodman ("The Emperor’s New Groove" [El emperador y sus locuras], "O Brother, Where Art Thou?" [O Brother], "Raising Arizona" [Arizona baby]) pone sus formidables cuerdas vocales al servicio del personaje de Sulley, un monstruo recubierto de piel, dos metros y medio de altura y 360 kilos de peso, que se encuentra cara a cara con Boo. Puede que sea lo último que un niño humano quiere encontrar en su armario, pero debajo de su impresionante aspecto exterior, Sulley es como un osito de peluche, simpático y con un corazón enorme. Detrás de cada buen Asustador, hay un Ayudante Asustador, y no hay nadie como Mike Wazowski para entrenar, animar y apoyar a su compañero a la hora de batir récords de gritos. Verde, testarudo y con un solo ojo, Mike Wazowski habla con la voz única del polifacético Billy Crystal (el espléndido actor, intérprete y director es el favorito entre todos para presentar la ceremonia de los Oscar®). Mike no siempre está de acuerdo con Sulley pero es un amigo fiel y leal cuando las cosas se ponen feas. Para completar este original trío, está Boo, una valiosa niña que descubre que hay otra vida detrás de la puerta del armario, una vida apasionante y que no le asusta nada. A sus cinco años, Mary Gibbs, la hija del artista de historia de Pixar Rob Gibbs y su mujer Sue, da sus primeros pasos como intérprete en el papel de esta adorable niña cuya inocencia no se ve mermada por el caos que crea y los peligros a los que se enfrenta.


Entre los compañeros de trabajo de Mike y Sulley en Monsters, Inc. está Randall Boggs, un monstruo en forma de lagarto que está dispuesto a todo para convertirse en el próximo Mejor Asustador, aunque tenga que arruinar la reputación de Sulley. El actor Steve Buscemi ("Ghost World", "Fargo", "Reservoir Dogs") aporta sentido cómico e inteligencia a este personaje de ocho brazos y patas. La nominada al Oscar® Jennifer Tilly ("Bullets Over Broadway" [Balas sobre Broadway], "Liar Liar" [Mentiroso compulsivo]) imprime un toque espeluznante a Celia, la inteligente recepcionista de la empresa. Esta serpiente con pelos de un solo ojo está muy enamorada de Mike Wazowski. El personaje de Henry J. Waternoose, el monstruo en forma de cangrejo que dirige de forma paternalista Monsters, Inc., habla con la voz del ganador del Oscar® James Coburn ("Affliction" [Aflicción], "Our Man Flint" [Flint, agente secreto], "The Great Escape" [La gran evasión]). Aunque sienta cierta debilidad por Sulley, su Asustador estrella, los tiempos son difíciles y hay que tomar medidas para evitar que la empresa familiar se hunda mientras él sigue al mando.

Otro miembro del equipo de Monsters, Inc. es Roz, la Responsable de la Distribución. Es una persona estirada, pero entregada, perfeccionista y gran amante de la papelería. El responsable de la historia Bob Peterson dobla sus inexpresivos diálogos. John Ratzenberger ("Cheers"), uno de los fijos de Pixar que ha prestado su voz a Piggy Bank y Hamm en las dos entregas de "Toy Story" y a P.T. Flea en "A Bug’s Life" (Bichos, una aventura en miniatura), encarna el deliciosamente abominable papel del solitario Yeti del Himalaya. Yeti busca desesperadamente amigos, y despliega la alfombra roja cuando Mike y Sulley visitan de forma inesperada el mundo humano. El maestro/director de personajes Frank Oz, que también prestó su voz a Piggy, se convierte aquí en Fungus, el Ayudante Asustador de Randall, que siempre está preocupado. La intérprete Bonnie Hunt (que hacía hablar a la araña Rosie en "A Bug’s Life" [Bichos, una aventura en miniatura]) compone un cómico cameo en esta película, al prestar su voz a la Sra. Flint.

Tecnología y avances en la animación

Un equipo de especialistas ayudó a Pixar con los últimos avances de la tecnología de animación generada por ordenador. En Monstruos S.A., el dos veces ganador del Oscar Tom Porter actuó como supervisor de dirección técnica y se encargó de todos los aspectos de maquetación, sombreados, iluminación y rendering. Por iniciativa de Porter, se creó una nueva organización llamada Departamento de Tomas, que supervisó Galyn Susman. Este departamento asignó las 1.500 tomas de la película a supervisores de secuencias y directores técnicos individuales, para que cada uno siga la evolución de las tomas durante todas las fases del proceso de producción.

Eben Ostby se encargó de supervisar el departamento de maquetación. En este campo, se crearon esculturas de arcilla que se digitalizaron para los personajes principales mientras que otros 50 monstruos fueron creados por ordenador a partir de un paquete de elementos virtuales. Basándose en la experiencia adquirida en las dos entregas de "Toy Story" y en "A Bug’s Life" (Bichos, una aventura en miniatura), los maquetistas utilizaron y programa patentado llamado "Geppetto" para añadir más controles a los personajes, lo que después permite a los animadores crear movimientos más sutiles. En términos de complejidad, Ostby estima que Sulley, Mike y Boo fueron considerablemente más difíciles de crear que Buzz y Woody y que tenían 30 o 40% más controles que Al, de "Toy Story 2" (Los juguetes vuelven a la carga), que casi parecía de carne y hueso.


Para añadir un toque de estilo a la película, se contó con el magnifico trabajo de los diseñadores de producción Harley Jessup y Bob Pauley. La fase preliminar de diseño de la película incluía viajes de investigación a ciudades industriales y fábricas locales con líneas de montaje. Tomando el relevo de Docter, empezaron a crear el aspecto visual y la configuración de Monstruópolis. Esto significaba crear el funcionamiento interno de Monsters, Inc. desde su "Planta del Miedo" hasta su "Sótano de Puertas" (que comprende 5,7 millones de puertas de armario individuales e identificables, situadas sobre cientos de kilómetros de cinta transportadora). La fábrica en sí recuerda un poco los años 1960, ya que se le quiso imprimir un carácter ligeramente anticuado. En total, se diseñaron 22 platós distintos para la película, que van desde la habitación de Boo hasta el moderno restaurante japonés, Harryhausen’s, y la lejana casa de Yeti, sumida en la ventisca.

Los directores artísticos Tia Kratter y Dominique Louis prestaron su talento a la creación de la paleta de colores y de los parámetros de iluminación y sombreado de la película. Kratter, que siguió una formación clásica en materia de fondos, trabajó con un equipo de pintores digitales para aplicar los colores y texturas. Su profunda investigación incluyó el estudio del pelo de los llamas, búfalos, cabras y ovejas así como visitas a depósitos de chatarra para analizar los metales de aleación que servirían para las escenas industriales. También ayudó a finalizar los colores de los personajes. Louis creó el ambiente y la iluminación de la película a través de una serie de dibujos con pastel que reflejan la atmósfera. Con estas pinturas, logró comunicar un magnífico sentido de los colores que aportan un enfoque muy vibrante a las imágenes. Los pasteles se transmitieron al departamento de iluminación que los utilizaron para guiarse y así crear el aspecto visual de las tomas finales.


Los directores artísticos trabajaron en estrecha colaboración con el responsable de la supervisión de iluminación Jean-Claude Kalache y el supervisor de sombreados Rick Sayre para lograr el aspecto visual y el ambiente que quería el equipo creativo. Sayre y el equipo de sombreados crearon miles de sombras para esta compleja película y proporcionar al mundo de los monstruos un aspecto con estilo y textura.

Otro miembro clave del equipo de producción fue el supervisor de maquetación Ewan Johnson, que prosiguió los esfuerzos pioneros de Pixar para proporcionar una cobertura adicional a los realizadores para todas las escenas. Sophie Vincelette supervisó el departamento de decorados, con una innovadora configuración que recoge los distintos objetos y accesorios digitales y los combina de forma muy creativa. Kori Rae intervino como productor asociado de la película, y Jim Stewart como montador.

En lo relativo a la animación, los Pixarianos Glenn McQueen y Rich Quade volvieron a ejercer de supervisores. Anteriormente McQueen había supervisado la animación de "Toy Story 2" (Los juguetes vuelven a la carga), mientras que Quade supervisó la animación de "A Bug’s Life" (Bichos, una aventura en miniatura) y la primera entrega de "Toy Story". Doug Sweetland y Scott Clark fueron los directores de animación. Un equipo de más de 35 animadores trabajaron en la película, incluido los responsables de personajes Andrew Gordon (Mike Wazowski), John Kahrs (Sulley) y Dave DeVan (Boo). La complejidad de los personajes va de los ocho brazos y patas del lagarto Randall al ojo único de Mike Wazowski, que dieron auténticos quebraderos de cabeza a los animadores.


El aclamado compositor/letrista Randy Newman, que ha creado las bandas sonoras de las tres entregas previas de Disney/Pixar, vuelve a dar muestras de su enorme talento musical. Para Monstruos S.A. Newman recurrió a las influencias del jazz de los años cuarenta para dar un toque original al humor y el espíritu de la película. La banda sonora cuenta con instrumentos muy eclécticos que van desde una armónica, una mandolina y un acordeón. También compuso una canción que aparece en los créditos finales. Se titula "If I Didn’t Have You" y es un dúo magnífico interpretado por Sulley (Goodman) y Mike (Crystal).

Otro de los habituales colaboradores de Pixar es el diseñador de sonidos Gary Rydstrom, ganador de múltiples Premios de la Academia® y un colaborador fijo de Skywalker Sound. Rydstrom ha hecho magia para crear los sonidos de Monstruópolis y la magistral mezcla que se escucha en la banda sonora de la película.

Monstruos S.A. se distingue por ser la primera película de animación que sale de Pixar Animation Studios, las nuevas y modernas instalaciones de 65.400 metros cuadrados de Emeryville, en California. El nuevo estudio abrió sus puertas en noviembre del 2000 y no ha tardado en convertirse en el hogar de 600 de los mejores animadores y técnicos de la industria. El estreno de Monstruos S.A. coincide con el decimoquinto aniversario de Pixar.

Steve Jobs compró la compañía a Lucasfilm en 1986, fecha en que la se constituyó como compañía independiente.

El desarrollo del guión

Cuando llega la hora de irse a dormir, los niños del mundo entero saben que una vez que los padres les han metido en la cama y han apagado las luces, los monstruos están esperando detrás de la puerta del armario, preparados para salir. Pero lo que no saben, es que estos monstruos no tienen nada personal en contra los niños. Tan sólo hacen su trabajo.


Monstruópolis es una ciudad poblada de monstruos de todas las apariencias y de todos los tamaños. Su principal fuente de energía son los gritos humanos y la mayor fábrica de la ciudad es Monsters, Inc. (o MI). Gracias a una amplia gama de "puertas de armario", un equipo de monstruos de elite penetra en el mundo humano cada noche para asustar a los niños y recoger sus gritos. Pero las cosas no son tan fáciles como parecen, ya que los monstruos creen que los niños son altamente tóxicos y que cualquier contacto directo con ellos puede provocar una auténtica catástrofe. El Director General de la compañía, Henry J. Waternoose, tiene que hacer frente a una crisis de energía ya que los niños de hoy ya no se asustan con tanta facilidad como antes.


El elemento más valioso de Monsters, Inc. es James P. Sullivan, o Sulley, un monstruo de 2,40 metros, recubierto de piel azul con lunares de color violeta y con cuernos. Su Ayudante Asustador es un monstruo verde con un solo ojo llamado Mike Wazowski, que también es su compañero de habitación y su mejor amigo. Los dos se lo pasan de muerte. Sulley está en su mejor momento profesional y no tiene enemigos, salvo Randall Boggs, un envidioso monstruo en forma de camaleón que es el segundo Mejor Asustador de la compañía. Mientras tanto, Mike prosigue sus esfuerzos para seducir a Celia, la recepcionista de MONSTRUOS S.A., y empieza a conseguirlo.


Una noche que Sulley se queda en la "Planta del Miedo" más tarde del horario normal, descubre que no se ha devuelto una puerta de armario al "Sótano de Puertas". Abre la puerta para investigar, y sin querer, deja entrar a una niña humana en su mundo. Como cree que los niños son tóxicos, Sulley intenta superar su propio miedo y arreglar la situación, pero por más que lo intente, sólo empeora las cosas. Ayudado por Mike, ambos se llevan a la niña, a la que Sulley apoda Boo, a su casa hasta que las cosas se tranquilicen y puedan pensar en un plan. Al día siguiente, disfrazan a Boo de monstrua y la llevan al trabajo con la esperanza de encontrar la puerta de la niña y así enviarla de vuelta a su casa.


Mike y Sulley arriesgan mucho y tienen que darse prisa para devolver a Boo al mundo de los humanos antes de que alguien se dé cuenta de la presencia de la niña. Sin querer, han encontrado el medio de disparar la producción de energía y descubren por inadvertencia que pueden hacer progresar a la empresa.

Una historia de miedo: orígenes del proyecto

Tras terminar su trabajo como supervisor de animación en la película de animación por ordenador "Toy Story", que se estrenó en 1995, Pete Docter empezó a estudiar varias ideas para realizar su propia película. Una de las que más le gustaba era una historia de monstruos y de cosas que cambian en medio de la noche.

Docter explica: "Para mí, lo más intrigante de este tema es que de niños, sentimos miedos a los que no sabemos poner nombre, algo de lo que no somos conscientes, así que creamos monstruos para darles algún tipo de credibilidad. Empezamos a pensar que si el monstruo representa el miedo, entonces ¿de qué tienen miedo los monstruos? La respuesta es evidente: de los niños. ¡Nuestros propios miedos nos tienen miedo!"

El concepto original de Docter atravesó muchos cambios durante el proceso de desarrollo, pero la noción de los monstruos viviendo en su propio mundo seguía siendo atractiva y ofrecía un sinfín de posibilidades. Las primeras versiones de la historia hablaban de un hombre de 32 años que era el único en ver monstruos. El argumento consistía en que tenía que enfrentarse a esos miedos infantiles que no había superado nunca, y que volvían una y otra vez para atormentarle. Al filo de la historia, se producían varios acontecimientos y giros que convertían al adulto en un niño (de 8 a 12 años) y género variables. Finalmente, el equipo responsable de la historia decidió que una niña inocente sería el contrapunto perfecto para un protagonista de 2 metros y medio de alto recubierto de piel.


El personaje de Sulley también experimentó varios cambios importantes a lo largo del proceso. De portero, pasó a ser un perdedor sin coordinación ni suerte, antes de convertirse en el Asustador estrella en la versión definitiva. En un momento dado, el personaje incluso llegó a llevar gafas y tener tentáculos.

"La gente suele creer que los monstruos son bestias realmente temibles, gruñones y babosas", observa Docter. "Pero en nuestra película, son chicos normales. Van al trabajo, salen al trabajo, hablan de todo tipo de cosas y tienen novios y novias. Se preocupan por tener cosas normales como tener una buena dentadura. Asustar a los niños sólo es su trabajo.

"Uno de nuestros principales retos consistió en dar una buena razón para explicar que los monstruos asustan a los niños. Por un momento contemplamos la idea de que era como un espectáculo de Broadway en el que los monstruos se divertían entre ellos asustando a los niños. La idea evolucionó hacia un proyecto más empresarial, que resultó ser mucho más divertido".

Partiendo de la idea original de Docter, Andrew Stanton, que escribió los tres guiones anteriores de Pixar y en su calidad productor ejecutivo de este nuevo proyecto, empezó a trabajar en un guión que pudiera captar un concepto más elevado y más imaginativo. Tras realizar varios borradores del guión, Stanton se centró en su siguiente proyecto ("Finding Nemo" que se estrenará en el 2003). Dan Gerson se puso a escribir más versiones de Monstruos S.A. y a desarrollar el argumento, perfilar los personajes y crear los diálogos. Al mismo tiempo, el supervisor de la historia Bob Peterson y su equipo contribuyeron a visualizar el guión con dibujos, chistes y un sinfín de ideas muy imaginativas. El codirector David Silverman se incorporó en 1998 y aportó su pericia al proceso de la historia además de reforzar las relaciones entre los personajes. Otro elemento clave del equipo fue el codirector Lee Unkrich, cuya formación en cine de acción resultó de gran valor.


Stanton afirma: "Lo primero y lo último que John [Lasseter] preguntó en relación con la historia es ‘¿me gusta?, ¿me gusta?, ¿me gusta?’. Lo primero siempre es el corazón, y la cabeza viene en segundo lugar. En este aspecto Boo es el personaje clave de la película. Pete nunca dejó de insistir en esto. Tiene un instinto natural para representar la inocencia de los niños pequeños y ellos siempre le adoran. Nuestros propios hijos se irían a jugar con él sin dudarlo.

"Lo pasamos en grande creando el mundo de los monstruos", añade. "Nos inspiramos en nuestras propias experiencias laborales en Pixar y encontramos paralelos en el mundo humano que logramos parodiar. El reto consistía en crear un mundo radicalmente distinto al de nuestra imaginación. Mientras que ‘Toy Story’ y ‘A Bug’s Life’ (Bichos, una aventura en miniatura) se basaban en la realidad o mantenían conexiones con la realidad, el mundo de los monstruos no tiene límites y pudimos dar rienda suelta a nuestra creatividad sin ningún tipo de restricciones".

David Silverman recuerda que la idea le encantó desde el primer momento. "El tema me enganchó y los primeros storyboards eran hilarantes y estaban llenos de posibilidades", dice. "Parecía la idea perfecta para el estilo de humor que cultiva Pixar. Debido a mi experiencia con ‘The Simpsons’ (Los Simpsons), mi punto fuerte estaba en la escenificación y la interpretación. Esta película me dio la posibilidad de involucrarme más en la escritura y me obligó a buscar nuevas soluciones".


El guionista Dan Gerson se incorporó al equipo de Pixar en 1999 y estuvo trabajando en la película durante cerca de dos años, colaborando día tras día con los realizadores. Recuerda: "Me sentaba con Pete y David y hablábamos de una escena en particular. Ellos me decían lo que querían, yo les hacía sugerencias y después, me iba a escribir la secuencia. Nos volvíamos a reunir, repasábamos la secuencia y se entregaba a un artista de historia. Ahí es donde el proceso de colaboración se desvanecía. El artista no tenía por qué atenerse a lo que había hecho, sino que podía tomarse muchas libertades. A veces sugería una idea para que un chiste funcionara mejor en la pantalla. Cuando la escena se animaba, los animadores aprovechaban mucho más este material.

"Fue mi primera experiencia como guionista en una película y no podía haber sido más positiva", añade Gerson. "No solamente me integraron en el grupo, sino que también se mostraron muy receptivos a mis ideas. He tenido mucha suerte de que Pete fuera el primer director con el que trabajé. Sabe lo que significa trabajar en equipo, y muchas veces, por la noche, seguíamos hablando de la película y comprobando que todo marchaba bien".

Como supervisor de la historia, Bob Peterson supervisó un equipo de artistas de historia de ocho a veinte personas según las distintas fases de la producción. "Todas las historias en las que he trabajado han sido una verdadera batalla", afirma. "Y sabes que vas por buen camino. Es como cuando te dan una piedra en bruto y la vas puliendo hasta que la historia va tomando forma por sí misma. Y luego llega un momento en que todo encuentra su sitio. En esta película, hemos trabajado mucho para establecer la relación entre Mike y Sulley, la personalidad de Sulley y el viaje que realiza para encontrarse a si mismo. Lógicamente, hay una escena que da la clave del resto de la película. Un detalle que pone en marcha la imaginación y que, en muchos casos, hace que todo vaya encontrando su sitio".


"Es muy agradable trabajar con Pete", añade Peterson. "Siempre está buscando el aspecto entretenido de las escenas, y es un gran animador. David tiene mucho sentido del humor y conoce muy bien el mundo de los actores de doblaje además de tener otras muchas cualidades. Su humor contagió a todo el mundo y también se reveló como un excelente dibujante".

Lee Unkrich añade: "En Pixar, una de nuestros grandes privilegios es contar con el tiempo necesario para desarrollar nuestras historias. Podemos probar con muchas cosas distintas y tomar varios caminos. Es un lujo del que muy pocos disfrutan en el mundo del cine. ‘Monsters, Inc.’ (Monstruos S.A.) es posiblemente lo más sofisticado que hayamos hecho en términos de relaciones y profundidad de los personajes. En Pixar, creemos que los sentimientos y las emociones son elementos esenciales de cualquier historia. Queremos que el público se lo pase en grande y se ría mucho, pero también nos gusta comprobar que están viviendo nuevas experiencias emocionales y que se las llevan a casa para siempre.

Stanton concluye: "Una de las mejores bazas de Pixar es ese grupo estable de profesionales creativos que se reúnen para hacer una misma película. John encabeza este elenco de ideas o cerebros, que incluye a Pete, Lee, el supervisor de historia Joe Ranft y yo mismo. Aunque uno no esté oficialmente trabajando en una película determinada, siempre está disponible para los otros, para aportar comentarios, o dar un punto de vista distinto. Somos un poco como los bomberos, y es una red de seguridad que nos da mucha confianza. No te sientes nunca solo en el largo y tortuoso camino que supone hacer una película".


El título de Monstruos S.A. es una sugerencia de Joe Grant, el legendario artista/artista de historia de Disney que co-escribió el guión de la película "Dumbo" en 1941 y fue director de historia en la versión original de "Fantasia" (Fantasía). A sus 83 años en 2001, Grant seguía prestando su incalculable experiencia al servicio del departamento de Animación de Disney y aún iba a trabajar cinco días a la semana. Docter, que admira su trabajo desde siempre, solía ir a ver a Joe Grant para comentar el proyecto. Grant le contestaba enviándole enormes sobres llenos de dibujos y notas redactadas con su elegante y caligráfica letra. Docter recuerda: "Sencillamente era el título más perfecto. Joe fue una gran fuente de inspiración para nosotros, y a lo largo de la producción, nos hizo llegar todo tipo de recortes de prensa y dibujos que nos ayudaron mucho".

No hay comentarios: